Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Praga-Republica Checa:Más cámaras de tráfico para la seguridad vial.

Praga-Republica Checa:Más cámaras de tráfico para la seguridad vial

Las cámaras de tráfico detectan miles de infracciones en las autopistas. Su aumento ayudará a la seguridad vial


La modernización de la autopista D1, la principal vía rápida del país ha traído una serie de complicaciones para los conductores y para la Dirección de Tráfico.

Mientras que los conductores se quejan de un sin fin de cierres, rutas secundarias, desvíos y reducción de la velocidad máxima permitida, las autoridades se enfrentan a los conductores temerarios y a aquellos que no respetan las limitaciones establecidas.

La D1, que une a las ciudades de Praga y Brno, y que continúa hacia Eslovaquia es la de mayor circulación en el país, con unos 100.000 vehículos diarios.

Con el propósito de regular el tránsito para el confort y seguridad de los viajeros, la Dirección de Autopistas y Autovías ha puesto en marcha una serie de programas.


Las cámaras de tráfico han servido para reducir el número de infracciones y accidentes en algunos tramos de carretera, según indicó al portal iRozhlas el portavoz del ente, Tomáš Neřold.

“Las estadísticas demuestran que el número de accidentes se ha reducido. El número de conductores que no respetó los límites de velocidad máxima permitida fue inferior. El año pasado alcanzó un 3% y este año el número de conductores que cometieron infracciones fue del 1,2% “.

Pero las cifras positivas no se registran en todo lugar. Una situación pésima fue detectada en el tramo de la autopista D1 entre las localidades de Psáře y Soutice.

Las cámaras de tráfico evidenciaron que los conductores cometieron un total de 50.000 infracciones entre abril y junio del año en curso. La velocidad máxima permitida fue reducida a 80 km/h y fue violada por el 1% de los conductores.

Las cámaras de tráfico fueron testigo de algo insólito. Unos doce conductores circularon a 140 km/h en el tramo reducido a 80 km/h. En la República Checa la velocidad máxima permitida en las autopistas es de 130 km/h.

Gracias a los beneficios aportados por las cámaras de tráfico como instrumento de prevención y también de represión, las autoridades de tráfico han decidido aumentar su número en más tramos de las diferentes autopistas nacionales.

Las cámaras de tráfico habían sido utilizadas sobre todo en la vigilancia de los túneles, donde brindan un servicio insuperable debido al grado de riesgo que representan las vías cubiertas y de difícil acceso en caso de accidentes...LEER NOTICIA COMPLETA.