Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

 Creados para bloquear señales de celulares. Hoy se los usa para anular sistemas de seguridad y alarmas.

En Córdoba existe un amplio abanico de metodologías aplicadas al robo de autos y 4x4 en la vía pública. El muestrario abarca desde los episodios de máxima violencia –en los cuales las víctimas son abordadas por delincuentes armados cuando entran o salen de sus domicilios, o bien en una desolada esquina o en un semáforo– hasta casos simples de hurto. Entre estos últimos, pueden citarse el “levante” de rodados estacionados en la calle y también rapiñar (como hacen los punguistas en el colectivo) la llave del auto a la víctima cuando, distraída, hace compras en el súper o elige ropa para regalar en un shopping .

El abanico tiene un nuevo método en pleno auge. El robo de vehículos o bien de objetos guardados en su interior mediante el uso de un pequeño dispositivo: el inhibidor de alarmas, un aparato que cabe en cualquier lado y pasa inadvertido.

Los casos empezaron de forma aislada en Córdoba capital, pero en las últimas semanas fueron repitiéndose de forma vertiginosa, lo que da la pauta de que no es una sola banda de delincuentes.

Parece que hoy cualquier ladrón de medio pelo puede burlarse de la Policía, de la víctima y de su costoso sistema de alarmas, y llevarse un coche cómo y dónde quiera.

Fuente: lavoz