Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

¿Harto de inoportunas llamadas a la hora de la siesta o en días festivos?, ¿quieres dejar de escuchar esa melódica voz sudamericana ofreciéndote no sé qué línea de ADSL de una compañía que ni es la tuya?, ¿tienes el mail saturado de ‘spam’? Pues hay forma de librarse de esta auténtica tortura en forma de publicidad indeseada. La solución es la lista Robinson. Un servicio gratuito de exclusión publicitaria gestionado por la Asociación Española de la Economía Digital. Son miles las personas que reciben acoso publicitario de empresas con quienes no tienen ningún tipo de relación. Al fin y al cabo, la cesión y venta de datos está a la orden del día.

¿Cómo librarnos del ‘spam’ publicitario?

La Lista Robinson nació en 2009 bajo el auspicio de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) como un fichero de referencia para los usuarios hartos de recibir publicidad no solicitada y para las empresas que deben cumplir con la Ley de Protección de Datos. En España ya hay unas 230.000 personas inscritas en esta lista. Ellos evitan estar continuamente en la diana del molesto spam publicitario, ya sea a través de correo postal, llamadas, sms o correo electrónico.

Para entrar dentro de esta lista basta con indicar nuestros datos y dejar claro a a través de qué medio no deseamos recibir publicidad de empresas con las cuales no mantenemos relación. Podemos indicar el más molesto o todos los canales. Las entidades deben consultar la Lista Robinson para no enviar comunicaciones comerciales a personas inscritas, cuando realicen acciones publicitarias dirigidas a personas que no sean sus clientes, socios, usuarios, etc.

Debido a que es posible que sus datos estén siendo tratados por alguna entidad en el momento de realizar solicitud de inscripción y que la publicidad, según el medio de comunicación empleado, puede demorarse en llegar a su destino, la inscripción es efectiva en el plazo de tres meses desde el día siguiente al que se inscribió.

Tan extendido e indiscriminado es el bombardeo publicitario por vías telemáticas,  que el  malestar ciudadano no ha parado de crecer en los últimos años. Incluso  hay varios grupos en Facebook denunciando esta dañina práctica.

La AGPD ha editado una Guía para la lucha contra el spam recordando que el envío de mensajes comerciales sin el consentimiento previo está prohibido por la legislación española, tanto por la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información (a consecuencia de la transposición de la Directiva 31/2000/CE) como por la ya mencionada  Ley de Protección de Datos.

Y es que, ante todom debemos saber y ser conscientes de que la ley está de nuestro lado y  tenemos derecho a  rectificar o cancelar los datos personales que obren en poder de cualquier empresa.

Fuente