Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El jefe de la Policía Local de Sóller, Josep Porcel, prestó ayer declaración ante la policía judicial de la Guardia Civil en relación a la polémica «cámara oculta» que el equipo de gobierno había ordenado colocar en un aparcamiento público para intentar identificar a los autores de los actos vandálicos que afectaron diversas máquinas de la ORA.

Según ha explicado Porcel «mi comparecencia ha sido a raíz de la denuncia interpuesta por el colectivo Albaïna ante el juzgado y me he limitado a exponer lo que ya explicó el concejal, Gabriel Darder, en su momento: que la cámara se colocó con informes jurídicos favorables y ante los graves perjuicios que los actos vandálicos estaban causando en el patrimonio municipal».

El jefe de Policía Local declinó ayer hacer más valoraciones sobre este tema recordando que los hechos -en referencia a los destrozos- «están todavía bajo investigación». Los daños a los parquímetros se valoraron en unos 50.000 euros.

La comparecencia de ayer ante la Guardia Civil no fue tampoco valorada por el responsable de Gobernación, Gabriel Darder (PP). Darder quitó importancia al «trámite» y afirmó no haber hablado con Porcel después de su declaración.

Fue en el mes de septiembre, pocos días después del ataque incendiario contra el coche del alcalde, Carlos Simarro, que el colectivo Albaïna denunció al juzgado y a la agencia Nacional de Protección de Datos, la existencia de una «cámara oculta» en un aparcamiento que podría vulnerar la legalidad. Días después, el concejal de Gobernación, asumió la responsabilidad política de la colocación del dispositivo. La declaración de ayer coincide con la apertura de diligencias por parte de la Agencia Nacional de Protección de Datos.

 

Fuente: ultimahora