Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Movemento polos Dereitos Civís ha solicitado a la Agencia de Protección de Datos y también al Defensor del Pueblo y al Defensor do Pobo que investigue si las cámaras de videovigilancia del puerto de Sada "cumplen los requisitos legales" y no se utilizan "para vigilancia de las vías públicas".

La petición se realiza después de que el BNG de Sada denunciase que las cámaras que estaban enfocadas hacia los pantalanes, el día de la manifestación por el cierre de la L, el pasado sábado, se giraron para enfocar a los que participaban en la concentración, y actualmente ya están de nuevo giradas hacia los pantalanes del puerto.

Dereitos Civís reclama que la Delegación del Gobierno investigue el uso de estas cámaras y que el Valedor do Pobo reclame explicaciones a Portos sobre su uso para "grabar una manifestación ciudadana". También solicita que Protección de Datos investigue si Portos "incumple la normativa de protección de datos".

El grupo municipal del Bloque de Sada también ha exigido a Portos de Galicia que explique públicamente por qué se giró la cámara hacia los manifestantes y "si estuvo grabando de manera ilegal la manifestación ciudadana y quién autorizó ese giro".

El Bloque, que posee fotografías de las cámaras giradas hacia un lado y hacia otro, el día de la manifestación y los días anteriores y posteriores, señala que se puede ver "con toda claridad que existe una cámara situada justo detrás de la valla colocada en el paso peatonal" que el jueves enfocaba el pantalán y el sábado a los manifestantes, y ayer de nuevo enfoca a los pantalanes.

Los nacionalistas recuerdan que la imagen de las personas está protegida y el giro de cámaras hacia zonas públicas está prohibido por lo que Portos deberá responder y aclarar si dichas cámaras "cuentan con la preceptiva autorización" y si cumplen con la ley de protección de datos. También demandan que Portos explique quién ordenó este cambio de orientación de las cámaras.

Fuente: La Opinión A Coruña