Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Axarquia
Denuncian la instalación de GPS en los coches de la Policía de Torrox para espiar a los agentes
El sindicato UPLB alerta a la Agencia Española de Protección de Datos del hallazgo de sendos dispositivos instalados sin autorización previa


Dos agentes que se encontraban patrullando con uno de los dos vehículos de los que dispone la Policía Local de Torrox fueron los que dieron la voz de alarma, el pasado día 12 de abril, después de que tras pasar por un bache, se desprendiera una de las rejillas de ventilación del salpicadero. Tras mirar en su interior, comprobaron que había unos cables sueltos. Metieron las manos y hallaron un dispositivo GPS, camuflado detrás de una chapa metálica.

Inmediatamente, pusieron los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, por si podía tratarse de un asunto relacionado con el espionaje por parte de grupos criminales o vinculados al tráfico de drogas. Sin embargo, tras realizar las indagaciones pertinentes y tomar declaración al jefe del cuerpo, José Roque, este confesó que se trataba de un sistema para tener localizados en todo momento a los agentes, instalado por orden del Ayuntamiento, en el que gobierna el PSOE en minoría.

Esta situación ha llevado al Sindicato de la Unión de Policías Locales y Bomberos de Andalucía (UPLB) en Torrox a poner también en conocimiento de la Agencia Española de Protección de Datos los hechos, denunciando un posible caso de espionaje a los agentes del cuerpo, con el objetivo de abrir expedientes por desobediencia y abandono del servicio. Según informó ayer a SUR el secretario local del sindicato, Pablo Escobar, en el intervalo de los dos últimos meses se han notificado expedientes de este tipo a siete agentes.

«Lo grave no es solo que se esté incumpliendo la Ley 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos, al no habérsenos notificado la instalación de estos dispositivos a la plantilla ni haber pedido autorización a la Agencia Española de Protección de Datos, lo que puede conllevar una sanción al Ayuntamiento de hasta 300.000 euros, sino que los responsables policiales manifiestan en sus informes y diligencias que los seguimientos a las patrullas para denunciar los supuestos incumplimientos en los servicios fijados, los habían hecho de forma física», dijo Escobar.

Los enfrentamientos en el seno de la plantilla policial torroxeña vienen de largo, pues en los últimos cuatro años se han repetido los episodios de expedientes masivos, bajas presuntamente falsas y sanciones disciplinarias. En la feria de octubre de 2010 el municipio axárquico se quedó sin policías locales para patrullar, teniendo que recurrir a un servicio de vigilancia privada. Así, tal y como ya informó este periódico el pasado 20 de marzo, desde comienzos de este año se han abierto expedientes a una decena de agentes de los 31 que conforman la plantilla, por darse de baja alegando unos supuestos problemas médicos que no eran tales o por conductas de desobediencia hacia sus superiores.

Por su parte, el alcalde, Francisco Muñoz (PSOE), replicó que la instalación de los GPS en los dos coches patrulla» tiene un único y exclusivo objetivo, velar por la seguridad de la plantilla policial, hasta tanto se completa el sistema que en principio iría destinado a los vehículos por haberse descartado su instalación en los transmisores dado el coste, difícil de asumir ahora». «Estos sistemas son habituales en todos los cuerpos de policías y el Ayuntamiento de Torrox está en fase de instalación, con todas las garantías legales que marque la normativa vigente», manifestó.

«No alcanzamos a entender como medidas para mejorar la seguridad de unos agentes de policía pueden ser objeto de desprecio y desprestigio por parte de quienes deberían sentirse satisfechos, una actitud a todas luces impropia de quienes supuestamente no tienen nada que ocultar», añadió el regidor del PSOE.

FUENTE:Sur Digital (Andalucía)