Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Las federaciones de padres, divididas ante el decreto de admisión de alumnos
Concapa ve bien el secreto en las puntuaciones, no así la Freapa y tampoco el sindicato PIDE que augura más picaresca

 

El proyecto de la Consejería de Educación y Cultura que daría a las familias el derecho a ocultar la puntuación conseguida para conseguir plaza escolar divide a las dos principales federaciones de asociaciones de padres de alumnos, la Freapa, dedicada a los centros públicos, y la Concapa de inspiración católica y que no distingue entre unos y otros.
Según el proyecto de reforma del decreto de admisión de alumnos, los padres pueden oponerse a que al concursar a una plaza escolar para sus hijos se publique en el tablón de anuncios del colegio la puntuación detallada de los cuatro apartados: hermanos ya matriculados en el centro, renta familiar, proximidad del domicilio, y discapacidad en el alumno, sus padres o hermanos.
A la hora de hacer la solicitud, y acogiéndose a la normativa de protección de datos, podrían escoger entre que se publique la puntuación total o desglosada por criterios.
No obstante, las familias que tengan sospechas fundadas y quieran reclamar contra la adjudicación ante la comisión provincial de escolarización serán informadas de los detalles de la aplicación del baremo.
Joaquina López, presidenta de Freapa, se sitúa en contra de ese secreto porque cree que con ello se reduciría la transparencia en el proceso de adjudicación de plazas, y llevaría a que las familias presenten más reclamaciones. Por otro lado se pregunta si al final, cuando se presenta una reclamación, se aclaran todos los pormenores, «¿dónde queda el secreto?».
Esta federación, sin embargo, no puso reparos a este aspecto cuando el proyecto de decreto se debatió el pasado mes de diciembre dentro del Consejo Escolar de Extremadura.
En aquella sesión, este derecho familiar a preservar datos privados fue uno de los puntos en que el debate fue más difícil ya que todos los presentes (federaciones de padres y sindicatos de profesores, entre otros colectivos) se toparon con el equilibrio difícil entre el respeto a la protección de datos personales, y la transparencia obligada en el acceso a plazas escolares sostenidas con fondos públicos.
Reclamación pero motivada
El Consejo propuso que se mantenga el secreto defendido por la Junta a instancias de la Agencia de Protección de Datos, pero que se establezca una fórmula de reclamación y aclaración que podría consistir en el derecho de cualquier familia a conocer los datos pero previa presentación de una solicitud escrita y sobre todo fundamentada.
Rafael Ramos, presidente de la federación de asociaciones de padres Concapa, está de acuerdo en esa solución porque protegería la confidencialidad de las puntuaciones pero mantendría la transparencia si alguien tiene información sobre algún intento de fraude.
Los sindicatos de profesores tampoco ponen reparos a que algunas familias puedan ocultar sus puntuaciones completas al público, salvo CC OO, que propuso en el Consejo Escolar una enmienda sobre el particular, y PIDE, que cree que esa ocultación puede invitar a la picaresca: «Si nadie conoce tu puntuación estás invitado a engañar».
Pero otros sindicatos como CSIF, ANPE o UGT están de acuerdo en el proyecto de decreto ya que es una legislación ineludible sobre protección de datos privados. El texto ha recibido el visto bueno inicial en el Consejo de Gobierno de la Junta, y el Consejo Consultivo hará un último dictamen

FUENTE:Hoy Digital