Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Protección de datos

Los límites del 'derecho al olvido'

Olvidar el pasado puede ser necesario para el desarrollo personal, pero cuidado: no debe servir para reescribir la Historia. ¿Dónde están los límites?

El abogado experto en nuevas tecnologías Jorge Campanillas no cree que debiera existir como tal un 'derecho al olvido', sino que deberían ponerse en práctica herramientas que ya existen como la cancelación de los datos (siempre que se cumpla con los requisitos establecidos en la normativa), como el derecho a oponerse a un tratamiento concreto de los mismos.

Rafael Gimeno-Bayon del Molino, jurista experto en reputación 'online', sostiene que "sí debería existir el derecho al olvido como equivalente al derecho de desindexación". "En Internet es más importante que te 'desindexen' que 'borren' tu información", asegura, y afirma que "si en los buscadores no apareces, no existes, por lo que la información almacenada de tu persona deja de tener un valor especial".

'En Internet es más importante que te 'desindexen' que 'borren' tu información'
Rafael Gimeno-Bayon del Molino, jurista

Se trata de la línea que en general sigue la Agencia Española de Protección de Datos, que estima que los límites del 'derecho al olvido' han de establecerse caso por caso, dado que "no tiene nada que ver con un derecho a reescribir la historia, un derecho a refutar la memoria o un derecho de alterar las bases documentales", asegura en una entrevista su director, José Luis Rodríguez Álvarez.

Campanillas coincide en el análisis. "Para muchos ciudadanos, 'no estar en Internet' es no aparecer en Google sin hacer una búsqueda más específica". "Es la facilidad de acceder a la información lo que realmente resulta preocupante en muchas ocasiones", añade, y advierte de que "en muchos aspectos la protección de datos de carácter personal se puede estar utilizando como escudo para ser más opacos o menos transparentes según las circunstancias del afectado".

El director jurídico de la red social española Tuenti, Óscar Casado, afirma que "en el ámbito de las redes sociales, el 'derecho al olvido' debe ser una obligación y una prioridad para los prestadores de servicios, los cuales debemos garantizar el derecho fundamental de los usuarios a la cancelación de sus datos" aunque es partidario también de hacer una ponderación caso por caso en las situaciones en las que este 'derecho' entra en colisión con la libertad de expresión o el derecho a la información".

Casado también apunta que "el propio Tribunal Constitucional en varias sentencias establece que el derecho a la libertad de información prevalecerá sobre el derecho a la protección de los datos de carácter personal en aquellos supuestos en los que la información objeto de publicación sea, por una parte, veraz, y por otra resulte de relevancia pública, siendo de interés general las materias a las que la misma se refiere y la relevancia de las personas a las que la misma se refiere".

Gimeno-Bayón del Molino coincide al sostener que "el principal límite en el derecho al olvido es el de la libertad de información y el de la libertad de expresión". Pero los límites no deberían condicionar de forma sistemática, puesto que la memoria también es importante. "También creo que existe un derecho a la memoria digital que supone también un gran avance para la humanidad", afirma, y añade: "Sin memoria digital podríamos perder parte de nuestro avance social".

FUENTE:El Mundo.es