Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Vulneraciones de la Ley de Competencia Desleal y Publicidad

Cómo luchar contra el acoso publicitario


Llamadas de operadoras de telecomunicaciones a horas intempestivas. Mensajes en el móvil con ofertas de compañías. El buzón del correo electrónico saturado de publicidad. Varios expertos nos dan las claves para escapar del spam publicitario.


Llamadas de operadoras de telecomunicaciones con ofertas irrechazables a horas intempestivas. Mensajes en el móvil con propuestas comerciales no deseadas. El buzón del correo electrónico rebosando spam. A pesar de que ya hace más de dos años desde la entrada en vigor de la Ley de Competencia Desleal y Publicidad, que prohíbe este tipo de métodos, el acoso publicitario sigue a la orden del día.

Esta ley, que en su artículo 29 establece que las propuestas no deseadas y reiteradas por teléfono, fax, correo electrónico u otros medios pueden ser consideradas "práctica agresiva y desleal", ha conseguido tan solo algunos tímidos logros. Desde la Asociación General de Consumidores (ASGECO) se reconoce un cambio sustancial en algunos aspectos, como el de las llamadas con número oculto. "Desde entonces este tipo de llamadas se realizan con un número visible para el consumidor, si bien esto no es suficiente, ya que el propósito de esta Ley es acabar con ese tipo de llamadas".

Algo que aún no se ha conseguido. Y para solucionarlo se han creado webs como ListaSpam.com, un servicio gratuito para averiguar a quién pertenece un determinado número de teléfono que no para de llamar al fijo o al móvil. Se trata de la mayor comunidad sobre consultas de teléfonos y el mayor directorio de spam telefónico de España y Latinoamérica, según se lee en su web. En ListaSpam.com se reciben continuamente quejas de gente denunciando que recibe llamadas de un determinado teléfono, el cual aparece publicado para poder averiguar a través de otros usuarios que también hayan recibido esa llamada a quién pertenece el número.

Para evitar el spam telefónico, desde ListaSpam.com aconsejan no facilitar nunca el teléfono en páginas online, por muy fiables que parezcan. "Por desgracia muchas empresas venden o utilizan dichas informaciones de forma fraudulenta, con lo cual tus datos pueden acabar en el sitio más inesperado". Además, antes de contestar a una llamada de un número desconocido, se recomienda buscarlo en la web, para verificar si se trata de spam.

Algo que le ocurre a mucha gente es que, cuando reciben estas llamadas y descuelgan, nadie contesta al otro lado. "Muchas llamadas de este tipo son hechas de forma automática por empresas, y al detectar que hay un usuario detrás de ese teléfono, se intensifican las llamadas". Estos barridos telefónicos son realizados en muchas ocasiones por compañías que luego venden a las empresas de telecomunicaciones los datos así como las horas a las que se ha respondido a la llamada, para que puedan iniciar la segunda fase de este tortuoso acoso telefónico.

En ASGECO aconsejan dejar constancia en la llamada de que no se quiere volver a recibir publicidad de esa compañía. Si a pesar de todo persisten, la asociación recuerda que puede ser sancionada con multas de hasta 600.000 euros. Los consumidores también pueden reclamar directamente a la Agencia Española de Protección de Datos, que pone a disposición modelos de quejas en su web.

Esta agencia, que vela por el cumplimiento de la legislación sobre protección de datos, tiene un decálogo para luchar contra otro tipo de acoso publicitario: el spam en el correo electrónico. Entre los consejos están utilizar dos cuentas de correo electrónico, una para los contactos conocidos y otra para aquellos casos en los que no se conozca lo suficiente al destinatario, no contestar al spam o utilizar filtros de correo.

Facua-Consumidores en Acción también tiene una guía para enfrentarse a este tipo de spam. Esta asociación es una de las más combativas contra el acoso publicitario y lo ha incluido entre las cinco categorías entre las que se busca a la peor empresa del año.

Otra forma de evitar este acoso es la Lista Robinson, un servicio de exclusión publicitaria gestionado por la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) que según algunos usuarios es útil para evitar llamadas comerciales pero no tanto para deshacerse del spam en el correo electrónico. Cualquier persona puede inscribirse en este servicio de forma gratuita. Para ello, se debe indicar el medio a través del cual no se desea recibir publicidad y en un plazo de tres meses dejarán de recibirse llamadas inoportunas o correo indeseado.

A la hora de emprender una campaña publicitaria, las entidades deben consultar la lista para excluir a aquellas personas que estén apuntadas. Eso sí, para poder acceder a los datos deberán pagar un precio que va desde los 300 hasta los 3.500 euros, dependiendo del número de accesos que se quieran hacer, de si la empresa presta servicios de tratamiento de datos a favor de terceros o es anunciante, o de si las entidades son socias o no de Adigital

FUENTE:Cinco Días