Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Un reciente estudio realizado por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) en los hospitales de casi toda España, revela serias carencias en el tratamiento de la información médica. La situación es en tanto preocupante, que estos centros por su naturaleza tratan datos de salud, tipificados por la normativa de protección de datos como sensibles y de especial protección y por tanto requieren medidas de seguridad de nivel alto. En total se ha consultado a 562 hospitales públicos y privados de toda España con la excepción de los de las comunidades que tienen sus propias agencias de protección de datos como Madrid, País Vasco y Cataluña y por tanto cuentan con departamentos propios sobre la materia . Sin embargo, en Madrid y País Vasco sí respondieron los centros privados.

El resultado es alarmante, ya que en más de 200 hospitales se ha detectado la falta de aplicación de las medidas de seguridad adecuadas y la existencia de graves deficiencias en la custodia y tratamiento de los datos personales los pacientes. Especialmente grave es la situación de la sanidad pública donde se han encontrado mucho más errores que en la privada y sin embargo hasta 66% de ellos no realizan bianualmente auditorías de seguridad tal y como obliga la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). Los incumplimientos en la implantación de medidas de seguridad y custodia de la información provocan un gran riesgo de acceso indebido a la información con datos sensibles por personas no autorizadas. Y así, el 30% de los centros públicos no tiene medidas para evitar la pérdida de la documentación clínica durante el transporte. En el 35% de los hospitales el archivo de las historias clínicas no tiene mecanismos que impidan su apertura, es decir se guardan normalmente en las estanterías en lugares fácilmente accesibles para personas ajenas o sin la autorización pertinente. Cerca del 40% de los centros sanitarios públicos y del 15% de los privados incumplen la obligación de tener un registro de accesos a la información sanitaria custodiada. Además, en muchas ocasiones, tampoco se cumple con el deber de información a la hora de recogida de los datos personales de los pacientes.

Cabe destacar que el número de denuncias ha aumentado considerablemente en los últimos años y las principales quejas expuestas por los denunciantes están relacionadas con la difusión indebida de la información personal de especial protección, el abandono de historias clínicas en contenedores de la vía pública, su almacenamiento en áreas no restringidas, o la pérdida de historiales en los procesos de automatización.

 

En 2009 se presentaron 123 denuncias y en lo que va de año ya 100, además de medio centenar de peticiones de tutela de derechos por parte de personas que han encontrado dificultades para acceder a datos propios o de sus familiares.

 

FUENTE: www.pysnnoticias.com