Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Los internautas comienzan a ser conscientes de que su identidad digital seguirá teniendo vida aunque se encuentren en el más allá.

Un 11% de los británicos está incluyendo en sus testamentos contraseñas de sus cuentas de redes sociales, correos electrónicos u otros servicios  que les permitan asegurar su música, vídeos, fotografías y cualquier otra información que de otra manera podría perderse cuando mueran, señaló el estudio Cloud Generation de la Universidad de Londres.

Sobre una muestra de 2.000 personas, el Centro de Tecnología Social y Creativa (CAST) puso énfasis en la tendencia denominada "herencia digital". Los coautores de la investigación, Chris Bauer y Jennifer Barth, estudiaron en profundidad 15 casos de la encuesta para investigar las implicaciones de que los recuerdos personales y culturales de la gente estén cada vez más presentes únicamente en la denominada nube.

Legado de valor sentimental... Y económico

Las personas quieren conservar la música, fotos y vídeos porque los consideran valiosos y buscan preservarlos para sus herederos. lo primero que salvarían. "Es lo que representa tu identidad, quién eres", dijo recientemente Bauer a Reuters. El investigador británico afirmó que había descubierto que los "nativos digitales" confiaban instintivamente en la nube para guardar y compartir su información y gustos personales.

La idea de los legados digitales surgió cuando preguntaron a los usuarios de la nube qué rescatarían si hubiera un incendio en sus casas."Dijeron: Iría al ordenador, me enviaría a mí mismo mis fotos (y otros tesoros digitales) por correo electrónico y entonces saldría de la casa", afirmó Bauer. "Es un área que cada vez tendrá más importancia debido al valor monetario de las bibliotecas de música o el valor sentimental de las colecciones de fotos, de las que ya se hacen pocas copias físicas", dijo en el informe Steven Thorpe, socio de Gardner Thorpe Solicitors.

En el caso de España, la normativa de protección de datos no se aplica cuando se trata de personas fallecidas, ya que ese derecho fundamental se extingue con la muerte, informa la Agencia Española de Protección de Datos. Pero para evitar situaciones dolorosas, los allegados pueden dirigirse a las empresas de esos servicios en la nube para informar de la muerte y solicitar la cancelación de los datos personales.

FACEBOOK CONVIERTE PERFILES EN MEMORIALES

Alrededor de 200.000 miembros de Facebook mueren cada año. En caso de que un amigo o familiar fallezca se puede  informar -bajo pena de perjurio- a la red social sobre el deceso y el perfil se convertirá en una cuenta conmemorativa. Esto implica que sólo los amigos confirmados del fallecido pueden ver o buscar el perfil. El muro se conserva para que los contactos puedan publicar mensajes en recuerdo de quien ya no esté. Esta medida no siempre fue así en Facebook.

La red social, cuando sabía del fallecimiento de alguno de sus usuarios, eliminaba directamente la cuenta. Sin embargo, con la matanza universitaria de Virginia Tech, en 2007, los usuarios de Facebook reclamaron que los perfiles de los estudiantes fallecidos no se borrasen para poder dejar en ellos comentarios en su memoria.

Otros servicios para los internautas difuntos

1. ¿Estás vivo? La web Deathswitch pide a los titulares de las cuentas que den señales de vida introduciendo una contraseña.  Si no es así, se envían mensajes post mórtem a los elegidos.

2. Memoriales. La opción de Facebook no es nueva. Existen páginas como Gonetoosoon.org, que son memoriales en la red. Este alberga a más de 70.000.

3. Seguridad. La compañía de EE UU Legacy Locker tiene un servicio online que guarda las contraseñas del usuario, que dice a quién quiere que vaya la información una vez fallezca. Además, puede programar 'e-mails' de despedida.

 

FUENTE: www.adn.es