Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Autoridades encargadas de la protección de datos personales de la Unión Europea (UE), encontraron problemas e irregularidades legales en la política de privacidad de Google. Por ello, pidieron a la compañía que introduzca algunos cambios, según una carta enviada por los reguladores europeos.

Google está obligado a pedir a sus usuarios que la información vertida por ellos mediante internet sea agregada a un banco de información global, informó la agencia de noticia Reuters.

"Las compañías de Internet no deberían desarrollar avisos de privacidad que sean demasiado complejos, orientados al derecho o excesivamente largos", expresaron.

"Combinar datos personales a una escala tan grande crea altos riesgos de privacidad para los usuarios", señalaron.

Dichos organismos, preocupados por la enorme cantidad de datos que se transfieren por internet, pidieron a la empresa de búsquedas que promueva las acciones que ellos proponen en la carta.

En febrero pasado, el regulador francés CNIL advirtió a Google que llevaría a cabo una investigación en el horizonte informático acerca de la actualización de la empresa de su política de privacidad, enviándole preguntas a mediados de marzo.

Google mezcló alrededor de 60 políticas de privacidad en una sola y comenzó a colocar juntos los datos de sus usuarios congregados a través de sus servicios, incluyendo YouTube, Gmail y su red social Google+.

Google respondió a CNIL mediante un documento que consta de 94 páginas, pero los reguladores lo encontraron insatisfactorio, ante lo cual entregaron 12 recomendaciones prácticas que, según dicen, el portal debe aplicar.

Entre las primeras cinco sugerencias piden a la firma que informen a los usuarios acerca de cómo serán usados sus datos, especialmente la información sobre su ubicación y sus tarjetas de crédito.

Fuente