Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

España:‘Black Friday’ ayuda a los grandes y descoloca al pequeño comercio.

Black Friday its coming

 

La nueva orgía del consumo ‘

¡Viva Estados Unidos! Tras adoptar rituales como Halloween, Viernes 13 o convertirnos en incondicionales de la Super Bowl (o de sus anuncios), ahora se está consolidando el Black Friday. Su origen no está muy claro, pero a la gente lo que le importa es poder cazar True detective (la primera temporada, claro) al 50% o meter en el armario esa camiseta pintona. Todo es genial, o casi. ¿Cómo afecta al pequeño comercio esta batalla desigual contra grandes centros comerciales y marcas que pueden tirar el precio por los suelos?

Aunque no preocupe a nadie su origen, o mejor dicho, leamos mil versiones sin saber cuál es la correcta, el Black Friday que nace en Estados Unidos no tiene nada que ver con comprar unos pantalones a mitad de precio. Hay quienes hablan de que en la época esclavista era un día, este último de noviembre, de negocio con afroamericanos para tareas forzosas (trata de esclavos, vaya); otros sitúan el origen en la gran cantidad de bajas por enfermedad que había justo después del día de Acción de Gracias (¡qué casualidad!)… y así hasta el infinito. Las dos teorías con más peso, aunque también alejadas de lo comercial, se sitúan en Philadephia, con los atascos y problemas de tráfico generados por los desplazamientos tras Acción de Gracias, y que la Policía de la ciudad bautizó con el nombre de Black Friday. El otro posible origen tiene que ver con el paso del rojo al negro en los libros contables de los comercios ante el inicio de las compras navideñas tras esta festividad.

Sea como sea, lo importante ahora es comprar. Desde hace unos tres o cuatro años en España se viene desarrollando esta versión comercial del Black Friday con importantes descuentos. Tanto es así que, según la Asociación Española de Economía Digital (Adigital), este año los españoles gastaremos un 10% más con respecto a la edición de 2014. Se alcanzará una facturación de más de 1.100 millones de euros. Pero el Black Friday no está solo. Casi de empalmada, 72 horas después llegará el Cyber Monday. En este caso se trata de un acto comercial, también llegado de Estados Unidos, que en su origen buscaba un contrapeso de comercio electrónico para el “viernes negro”.

En todo caso, el Black Friday y el Cyber Monday ahora mismo son unas fechas de rebajas más. Señaladas muy en rojo en el calendario, solo eso. Aunque no para todos simboliza lo mismo. En la eterna lucha de davides y golliats que representan el pequeño comercio contra los distribuidores minoristas y los grandes almacenes, hay vencedores y vencidos...LEER NOTICIA COMPLETA.