Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Ver oferta

Iñaki Pariente de Prada, Director de la Agencia Vasca de Protección de Datos, Termina su mandato al frente de la agencia

Iñaki Pariente de Prada: «Todos defendemos la transparencia hasta que se publican nuestros datos»

Durante cuatro años ha sido testigo de la rápida evolución de las nuevas tecnologías

Después de cuatro años al frente de la Agencia Vasca de Protección de Datos, Iñaki Pariente de Prada termina su mandato y dejará oficialmente su cargo esta semana. En todo este tiempo la agencia ha tenido que hacer frente a la lentitud de las administraciones, a la gran velocidad de los cambios en las nuevas tecnologías y a la todavía no muy clara diferencia entre información y privacidad.

- ¿Qué va a hacer ahora?

- Mi idea es trabajar en el sector jurídico en el campo de la protección de datos, pero dentro del ámbito profesional privado.

- ¿Va a ejercer el derecho al olvido?

- Por ahora no tengo nada de lo que arrepentirme. Por esa parte estoy tranquilo.

- ¿Lo ha hecho mucha gente? 

- El derecho al olvido es el derecho a que los grandes buscadores no muestren determinados resultados tuyos que no te gustan. Sí que ha habido un número importante de solicitudes y en un porcentaje mayor al 50% se han estimado por parte de los grandes buscadores, por Google sobre todo.

- ¿Qué ha aprendido en estos cuatro años?

- En la agencia he aprendido sobre todo a no perseguir al que hace algo y no lo hace del todo bien, sino al que no hace nada, al que le da igual todo esto de la protección de datos. El que hace cosas, aunque sean pocas, demuestra que tiene una voluntad de hacer.

- ¿Ha aprendido lo difícil que es proteger los datos personales?

- Sí, porque intentamos ponernos en la piel de la administración a la que nos dirigimos. Por ejemplo, no podemos ir a ver a un ayuntamiento pequeño que está con un déficit importante, que no tiene medios ni puede contratar a personal y exigirle un nivel de cumplimiento muy alto. Tenemos que ayudarle para que haga cosas en la medida de lo que pueda. Lo que no nos ha gustado nunca es el que te dice que esto no es importante y olvídame....LEER NOTICIA COMPLETA.