Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Paradojas de la protección de datos


La Agencia de Protección de Datos usa el Whatsapp que ella misma desaconseja

La Agencia de Protección de Datos usa el Whatsapp que ella misma desaconseja

El uso de WhatsApp por parte de la Agencia Española de Protección de datos, en el marco de una campaña para concienciar a los menores sobre el uso de las nuevas tecnologías, ha causado polémica entre los expertos, al contravenir la propia doctrina de la Agencia sobre menores y la popular aplicación de mensajería.

En la celebración de la 8ª sesión anual abierta de la AEPD, se mostró a los convocados algunas de las iniciativas que, tanto el Ministerio de Educación, como la propia Agencia habían tomado para concienciar a los menores acerca del uso de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería, pero una de estas inicativas enfadó a parte de los expertos. El motivo de este enfado no es otro que una acción en marco del convenio que ha firmado la Agencia de Protección de Datos con el Ministerio de Educación para impulsar la formación en materia de privacidad entre los menores.

Aunque toda iniciativa para proteger a los menores en las redes es recibida con aprobación casi unánime, como ha sido el caso de la web para orientar a menores, padres y profesores “Tú decides”, la AEPD también ha abierto un canal de WhatsApp (616 172 204) para resolver las dudas de los más jóvenes. Y es esta última iniciativa la que más polémica ha despertado.

Puerto inseguro

Primero, porque WhatsApp es un canal que, pese al reciente cifrado de sus mensajes, se sigue considerando muy inseguro. Segundo, porque es vulnerable a una posible suplantación de usuarios, sigue siendo vulnerable a aplicaciones-espía de terceros (especialmente en sus versiones web y de Android) y acepta peticiones de datos por parte de los Gobiernos, sin informar al usuario y hasta sin orden judicial.

Es este último factor, unido a que almacena los datos y los mensajes en los Estados Unidos, es lo más problemático, dado que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya declaró que los EEUU no son “puerto seguro” para los datos de los europeos y, pese al nuevo acuerdo de privacidad UE-EEUU (Privacy Shield, aún no en vigor), todas las agencias de protección de datos europeas -incluida la española- coindicen en que no hay garantías suficientes en ese acuerdo.

Pero es que hay más contradicciones con la propia doctrina de la Agencia, como que el uso de la famosa aplicación de mensajería implica gestionar datos personales, sin que haya necesariamente un consentimiento expreso e informado por parte de éstos. Y en el caso de los menores, este consentimiento deben de darlo sus padres o tutores...LEER NOTICIA COMPLETA.