Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La UE obligará a las grandes empresas a tener un director de protección de datos (DPO).

delegado proteccion datos dpo

La consellera de Gobernación de la Generalitat, Meritxell Borràs, ha defendido este lunes que el derecho de protección de datos de los ciudadanos "no debe tener fronteras", porque la información en las redes no las tiene.

Lo ha dicho al clausurar en el Parlament la jornada 'Privacidad: Cuestión de democracia', en la que han intervenido el relator especial del derecho a la privacidad de Naciones Unidas, Joseph Cannataci; la directora de la Agencia de Española de Protección de Datos, Mar España, y la directora de la Autoritat Catalana de Protecció de Dades, Maria Àngels Barbarà.

Borràs se ha referido a la "dimensión mundial de los flujos de información" que hacen necesario que los ciudadanos tengan garantías sobre los datos y las huellas digitales que quedan imprimidas en la red.

Ha sostenido que el derecho a la protección de datos es cada vez "más urgente y necesario" y ha apostado por que ese derecho supere las fronteras, por lo que celebra la creación de un reglamento general europeo de protección de datos.

Para Borràs, hace falta que las administraciones se "adapten rápido" a los avances que se están produciendo, entre los que ha destacado los del Internet de las Cosas, que --ha recordado-- permitirá que las ciudades sean inteligentes, que los hábitos sean más saludables y que las sociedades sean más seguras, aunque todo eso se hará a costa de la intimidad de las personas.

"¿Quién tendrá esos datos?", ha preguntado, y ha incidido en el derecho a la protección de datos de las personas y en la necesidad de adaptarse a un nuevo paradigma.

Como ejemplo de ese nuevo paradigma que se está construyendo, ha destacado la lucha que se ha realizado por el derecho a la memoria a lo largo de la historia: "El reto ahora es respetar el derecho al olvido".

Ese es uno de los derechos que recogerá el reglamento general de protección de datos de la UE, que entró en vigor en 2016 y se empezará aplicar el 24 de mayo de 2018, por lo que la Agencia Española de Proteción de Datos, la Autoritat Catalana y la vasca trabajan en un esbozo de ley española de protección de datos.

CONSENTIMIENTO EXPLÍCITO

En declaraciones a Europa Press, Barbarà ha explicado que los derechos de los ciudadanos estarán más protegidos con el nuevo reglamento, porque incluirá el consentimiento explícito del usuario y hará desaparecer el consentimiento tácito, "aunque todavía no se está estudiando qué se hará con las empresas que ya tengan esos datos a través del consentimiento tácito".

Los ciudadanos "tendrán más información y más clara. Además, los datos se tratarán de forma más adecuada", y ha añadido que los derechos de la gente ante las instituciones serán los mismos y además se incluirá el derecho al olvido.

En cuanto a las obligaciones de las empresas, Barbarà ha explicado que deberán asumir el cambio de paradigma: "Tendrán que enfrentarse a cómo tratan los datos".

Se creará la figura del DPO, un responsable de protección de datos que deberán tener las empresas, sobre todo las grandes o las que tratan datos masivamente: "Tendrá que estar en el nivel ejecutivo superior de la empresa, no lo pueden despedir y estará en el centro de decisión"....LEER NOTICIA COMPLETA.