Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

sistema informático
La operación Campeón se atasca
La aplicación informática Minerva dejó de funcionar en una declaración de Dorribo.

 

Minerva, la aplicación informática que utilizan los juzgados gallegos, volvió a fallar en Lugo. La incidencia no constituiría un hecho trascendente si no fuera porque el problema se produjo en plena operación Campeón y porque es la tercera vez que hay problemas graves en esta parcela. La Xunta expresó ayer que no tenía constancia alguna de ningún fallo.

 

Según explicaron diversas fuentes, el sistema informático dejó de funcionar en el Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo en una jornada en la que estaba prestando declaración el empresario Jorge Dorribo, principal cabeza de la presunta trama relacionada con el uso supuestamente fraudulento de subvenciones públicas. Al parecer, en algún momento, faltó algún trozo de la declaración. Sin embargo, no llegó a desaparecer como consecuencia de medidas extraordinarias que adoptan en algunos juzgados porque no hay confianza en la aplicación informática.

Desde el departamento de modernización tecnológica de la Xunta afirmaron ayer no tener constancia de ningún fallo y expresaron que no había sido abierta incidencia alguna al respecto. En el juzgado, sin embargo, quedó constancia de lo sucedido y al parecer tratan de determinar qué fue lo que ocurrió y si del sistema oficial pudo haber faltado información

El hecho de que haya antecedentes de fallos en la aplicación en momentos clave y en investigaciones de gran trascendencia motiva que estén extremadas todas las precauciones para evitar la desaparición de datos claves que, finalmente, no se sabe adónde van a parar.

Mayores pluses de seguridad

 

Aun cuando es obligatorio trabajar con la aplicación en cuestión, algunos jueces optan por buscar mayores pluses de seguridad empleando otros sistemas a mayores. Hasta ahora hubo fallos informáticos en la operación Carioca y también desaparecieron datos de un ordenador de la Fiscalía. La Agencia Española de Protección de Datos tuvo que intervenir en el primer caso. Acabó reprendiendo a la Xunta y obligándola a cumplir una serie de pautas.

 

«Espectador interesado»

 

Por otra parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se declaró ayer un «espectador interesado» en la operación Campeón. Indicó que le gustaría saber quién está detrás «e se algún político cometeu algún delito». También se mostró interesado en conocer el sumario que por el momento permanece en secreto. Cuando se levante el mismo, la Xunta decidirá si se persona en la causa.

 

Además, con respecto a este mismo tema, Núñez Feijoo lamentó las «incoherencias dos socialistas que defenden que cargos públicos se poidan ver en gasolineiras e logo que non se poidan ter reunións en despachos oficiais». Recordó asimismo que nadie del Gobierno gallego se encuentra acusado, «de forma insidiosa ou non», de recibir dinero, pero dijo que otros, en cambio, sí.