Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Facebook se enfrenta a una multa de 100.000 euros por guardar datos eliminados.

 

La Comisión de Protección de Datos de Irlanda, tras registrar veinte veintidós quejas por parte de un estudiante de derecho austriaco, procederá una realizar na auditoria a Facebook, compañía con sede en Palo Alto (California, Estados Unidos) fundada hace tres años por el entonces estudiante de Harvard Mark Zuckerberg y actualmente, según los últimos datos conocidos, primera comunidad virtual estadounidense por delante de MySpace, en la que la popularísima red social se podría enfrentar, por guardar datos de usuarios que habían decidido eliminarlos, a una sanción de 100.000 euros.

Max Schrems, estudiante austriaco de tan solo venticuatro años afincado en Irlanda, descubrió que Facebook conservaba, con datos personales sobre él, unas 1.200 páginas que previamente había decidido eliminar como chats, fotos, solicitudes. Esta información, incluía direcciones de correo electrónico, estaba dividida en cincuenta y siete categorías. Tras solicitar a Facebook, durante el pasado mes de junio una copia de sus datos y recibir un CD por parte de lared social fundada por Mark Zuckerberg que contenía toda su información y averiguar que el contenido, previamente suprimido de su perfil en los tres años que era usuario de Facebook, comprobó que su información permanecía almacenada.

Max Schrems denunció este caso ante la Comisión de Protección de Datos Irlanda que será el organismo encargado de dictaminar si se ha producido alguna violación en la legislación irlandesa sobre protección de datos cuya pena máxima es una multa de 100.000 euros.

Se amplía la polémica sobre la privacidad de Facebook

No es la primera denuncia a la que se enfrenta Facebook. Ya en el ya lejano año 2009 las asociaciones norteamericanas denunciaron que algunas herramientas de la popular red social atentaba contra los derechos de sus usuarios. Más recientemente, durante el pasado mes de agosto, el Estado de Schleswig-Holstein (Alemania), a través de su centro de protección de datos, declaró ilegales, ya que expone el perfil del usuario, los ‘plug-ins’ sociales como el botón “Me gusta”. Todas las páginas web en el Estado de Schleswig-Holstein, antes del 30 de septiembre, deberán haber procedido a eliminar, bajo multa no proceden a ellos, el botón “Me Gusta”.

Por último indicar que el caso denunciado por el estudiante austriaco ya ha sido puesto también en conocimiento de la Asociación para la Prevención y Estudio de Delitos, Abusos y Negligencias en Informática y Comunicaciones Avanzadas (APEDANICA) de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).