Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Multa de 40.000 euros por consultar un fichero de morosos sin interés legítimoUn banco fue multado con 40.000 euros por la Agencia Española de Protección de Datos (“AEPD”) por consultar hasta cuatro veces datos personales de una persona con quien no tenía relación contractual alguna, en un fichero solvencia patrimonial y de crédito (los comúnmente conocidos como ficheros de morosos).
La AEPD consideró que no concurría interés legítimo en la consulta, la cual sólo cabría amparar en el consentimiento previo de la persona en cuestión que tampoco se obtuvo. Como defensa, el banco argumentó que los datos del denunciante se consultaron por un error al introducir el DNI de la persona respecto de la cual se querían consultar los datos. Sin embargo, la AEPD entendió que la consulta repetida suponía una falta de la diligencia que le era exigible. En todo caso, a la vista del limitado volumen de datos tratados indebidamente, la multa se impuso en el grado mínimo de la infracción correspondiente

La legislación española de protección de datos prevé que la consulta de los ficheros de morosos debe estar motivada en la necesidad de enjuiciar la solvencia de una persona, cuestión de la que se debe informar previamente. En particular, se establece una lista no taxativa de supuestos que legitimarían estas consultas como, por ejemplo, la existencia de una relación contractual no vencida con la persona en cuestión o la manifestación, por parte de esta, de su intención de contratar productos y/o servicios que impliquen un pago aplazado o una facturación periódica. Estas previsiones así como las relativas a los procesos de scoring están, en gran medida, en línea con la reciente opinión del Supervisor Europeo de Protección de Datos sobre la propuesta de Directiva sobre los contratos de crédito para bienes inmuebles de uso residencial, que persigue una armonización de las legislaciones nacionales de la EU en relación con los derechos de acceso a este tipo de bases de datos para la evaluación de la solvencia y los consiguientes deberes de información de prestamistas y consumidores.