Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Tu teléfono no tendría que saber donde te encuentras si tu no quieres.

Los fabricantes de smartphones, tabletas y otros dispositivos móviles no podrán ofrecer activada de serie la función de geolocalización en los aparatos que comercialicen en Europa.

Este es el dictamen al que han llegado las Autoridades Europeas de Protección de Datos, semanas después de saberse que compañías como Apple archivaban datos de los usuarios fruto de la geolocalización en sus dispositivos. La entrada en vigor de este dictamen dependerá ahora de cada uno de los países miembros de la UE.

La reacción europea se basa en que el cliente debe saber, de antemano, que la función de geolocalización está disponible para que pueda activarla si se desea y que no esté en marcha sin su consentimiento.Además, las compañías deberán informar sobre esta opción a los usuarios que hayan adquirido cualquier dispositivo. "La información debe ser clara, completa y comprensible para un público general que no disponga de conocimientos técnicos", explica el dictamen.

Y si hay consentimiento, éste deberá ser retirado "manera fácil, sin ningún tipo de consecuencias negativas para el uso de su dispositivo", añade el texto. Los riesgos que entraña este servicio para la privacidad han sido un motivo de preocupación para la Agencia Española de Protección de Datos. "Puede llegar a revelar detalles íntimos sobre la vida de su propietario, permite a los proveedores de servicios de geolocalización una visión personal de los hábitos y los patrones del dueño del dispositivo y creen perfiles exhaustivos, que pueden incluir categorías especiales de datos", ha dicho el organismo en un comunicado.

Las empresas, por su parte, respondieron a las críticas cuando arrancó la polémica. El responsable de Apple, Steve Jobs, aseguró que no rastreaban los movimientos de sus clientes. La compañía eliminó el fichero de localización del iPhone con una nueva actualización de su sistema operativo móvil. Google afirmó que "la funcionalidad es opcional" y Microsoft negó que almacenase en carpetas sin cifrar los datos sobre la ubicación de los usuarios de Windows Mobile.

FUENTE: www.adn.es