Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

J. A. G. El arquitecto del Edificio Mercantil, Román Ávila, y su familia, han elevado tres comunicaciones a la Agencia Española de Protección de Datos en las que denuncian la «desprotección y la falta de inscripción legal» de los ficheros de datos municipale y pide «el expreso reconocimiento de las irregularidades cometidas por l administración local benaventana.

Después de que la AEPD instase al Ayuntamiento a aportar los datos requeridos por Ávila y su familia, este emitió una certificación de la que los demandantes han deducido presuntas irregularidades.

«Salvo en los ficheros mecanizados o informatizados legalmente inscritos en el Registro de la AEPD y que contienen mis datos personales, que no son otros que Fichero Padrón de Habitantes y Fichero Padrón del IBI Urbana 2010, el resto de ficheros municipales en los también se certifica que aparecen mis datos, como lo es el Fichero Padrón de la Tasa de Agua, Basura, Alcantarillado y Depuración, Fichero Padrón del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, Fichero Expedientes Recaudatorios de Apremio, alguno de ellos no informatizado ni mecanizado, no se encuentran legalmente inscritos ni protegidos, tal y como parece reconocer el propio certificado municipal», explica de forma individual cada comunicación.

Los denunciantes consideran que no ha habido protección de datos en las comunicaciones dirigidas a la Fiscalía en relación con un presunto alzamiento de bienes que se encuentra en fase de instrucción, y manifiestan también que se ha omitido información «sobre el fichero que debe contener el comunicado difundido y repartido por la Alcaldía, origen inicial de mis reclamaciones, que conteniendo mis datos personales y graves acusaciones no fundamentadas». 

Román Ávila, su esposa y su hijo, indican individualmente al directo de la AEPD que esta información «se distribuyó a todos los medios de comunicación locales, a los grupos políticos municipales y fue colgado en la página Web del Ayuntamiento de Benavente, donde aún permanece, y que por ello considero que mis datos han sido «comunicados y cedidos» a la opinión publica en su máxima extensión imaginable».

FUENTE: www.laopiniondezamora.es