Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Artemi Rallo vuelve a su tarea docente en la UJI tras un largo periodo de trabajo en Madrid.Artemi Rallo vuelve a su tarea docente en la UJI tras un largo periodo de trabajo en Madrid.

--¿Qué es la Agencia Española de Protección de Datos y cuáles son sus funciones? ¿Cualquier ciudadano puede acudir a ella?

--Nuestra misión principal es velar por el cumplimiento de la normativa de protección de datos por parte de empresas y administraciones en defensa de los derechos de los ciudadanos. Somos independientes, y por eso podemos iniciar inspecciones y sancionar conductas que violan o transgreden la normativa. Cualquier particular, con pruebas en la mano, puede contactarnos; y, de hecho, cada año se reciben miles de denuncias y reclamaciones de ciudadanos, que van seguidas de las correspondientes inspecciones, y sanciones.  

--Desde que usted accedió a la dirección, en el 2007, la tecnología, el uso generalizado de internet y el ‘boom’ de las redes sociales como Facebook o MySpace, ha cambiado las reglas del juego en la protección de datos. ¿De qué manera?

--En los últimos cuatro años, el trabajo de la Agencia ha estado marcado por el “reto tecnológico”. Internet se ha colocado en la primera línea de batalla para los defensores de la privacidad de los ciudadanos, con importantes desafíos, que han puesto de manifiesto que la red requiere de nuevas respuestas. Si bien el ámbito de internet no ha acaparado el mayor número de reclamaciones, sí han centrado gran parte de la actuación preventiva, y a veces reactiva, de la AEPD, por su potencial impacto en la privacidad. Las redes sociales han calado y, en un muy corto espacio de tiempo, han propiciado un nivel sin precedentes de divulgación de información personal. Hoy, cientos de millones de usuarios comparten diariamente información personal, propia y de terceros. Y muchos de los peligros para la privacidad en las redes sociales están asociados al uso personal de estas plataformas y derivados de la falta de información y conciencia real de muchos usuarios al permitir que sus datos personales sean accesibles para cualquier persona.  

--¿Hay denuncias de suplantación de identidad en las redes?

--Con relativa frecuencia conocemos noticias referidas a la utilización de las redes sociales para la obtención de información y la posterior comisión de delitos, casos de suplantación de identidad o, incluso, despidos laborales por comentarios vertidos en estas redes sociales. Asimismo, vemos como hay muchos usuarios de internet que, aunque en origen podían estar encantados con aparecer en redes sociales, hoy por el contrario perciben que les plantea problemas personales y quieren borrar o restringir su presencia en la red.  

--Vivimos en una era tecnificada, en la que los datos personales de una persona están informatizados en varias listas, llámese Hacienda, censos, listas electorales, historias médicas… y en las redes sociales están nuestros gustos, preferencias, amigos, etc. ¿Está todo esto a salvo?

--En las últimas semanas todos hemos conocido destacados sucesos relativos a incidencias de seguridad o accesos no autorizados a datos personales de miles de usuarios de grandes compañías que ofrecen servicios a través de Internet, como Sony, Nintendo o Facebook y por las que la Agencia tiene actualmente abiertas investigaciones. Desafortunadamente, en el ámbito de la seguridad de la información, al que usted se refiere, podemos destacar, que estas actuaciones no son aisladas y se suman a las ya iniciadas por hechos similares a otras compañías y organizaciones en meses anteriores. Aunque suelen ser errores humanos y no intencionados, deja ver que en la actualidad la seguridad de los datos no es lo suficientemente valorada.

FUENTE: www.elperiodicomediterraneo.com