Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

En su primer día de trabajo, el alcalde dio indicaciones para iniciar este trámite, reiteró la bajada de impuestos y firmó los decretos para nombrar a los delegados

El nuevo alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, aprovechó ayer su primer día en el cargo para subrayar su apuesta por la «transparencia» en el Gobierno que él lidera, algo que ya ha venido anunciando con promesas como la restauración de la presencia de la oposición en los consejos de administración de las empresas municipales después de que el duunvirato de Monteseirín y Torrijos eliminara al PP de estos órganos durante el anterior mandato. Pero más allá de este compromiso, que tendrá que ir cumpliendo en los próximos meses conforme se vayan celebrando los consejos de administración de dichas empresas, Zoido hizo ayer otro anuncio que sigue la misma dirección. El alcalde aseguró que va a derogar la polémica circular dictada por Torrijos en noviembre de 2007 para impedir el libre acceso de la oposición a los expedientes de la Oficina de Actas. Aquel documento, aprobado por el Pleno gracias al apoyo del PSOE, se ha conocido durante todos estos años como «Circular 1» o «Circular Torrijos», y en él se condicionaba el acceso de los concejales de la oposición a los documentos del Gobierno alegando que de esta manera se cumplía la Ley de Protección de Datos y se evitaba que se tuviera acceso a los datos personales que se incluyen en los expedientes.

Con este pretexto, Torrijos consiguió que a partir de su dictamen hubiera un plazo de cinco días por parte del Gobierno para decidir si entregaba o no a la oposición los documentos que solicitase y que sólo se pudieran entregar copias «cuando sea expresamente autorizado por el alcalde». Por todo ello, los concejales del PP se han visto abocados en estos cuatro años a tomar notas de puño y letra mientras les mostraban los expedientes, ya que no se les facilitaban copias. Además, el plazo transcurrido desde que se solicitaban hasta que podían ser consultados llegaba a ser de varios meses en muchos de los casos. Y todo ello como consecuencia del curioso celo de Torrijos por proteger los datos personales incluidos en los documentos, algo que el PP indicó que podían ocultar los propios funcionarios antes de la entrega de los papeles y que, en todo caso, contravenía el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento, en vigor desde 1994. Su artículo 24 recoge claramente entre los derechos de los miembros de la Corporación «tener a su disposición los expedientes, documentos y libros que tengan relación con los asuntos que se discutan en los órganos a que pertenezcan. Asimismo, deberán tener a su disposición los expedientes, documentos y libros de la Comisión de Gobierno y Libro de Resoluciones de la Alcaldía. También recibirán, a través de su Portavoz, copia de las actas y debates de los órganos de administración de las empresas municipales y de organismos autónomos». Por si hubiera alguna duda, el artículo 29 de dicho reglamento añade que «todos los Concejales tienen derecho a acceder a los datos, informaciones y antecedentes que se encuentren en cualquier servicio municipal, previa petición del portavoz del Grupo respectivo y autorización del alcalde, si considera necesario su conocimiento para el desarrollo de su función. De la misma manera tendrán acceso a los estudios que la Corporación encargue al exterior. Si el Alcalde denegase el acceso a la documentación solicitada, su resolución habrá de ser motivada, y contra su decisión cabrán los recursos pertinentes». Y aún hay más. El artículo 31 aclara que «podrán expedirse copias de los expedientes y documentos a que se refieren los apartados anteriores a los Grupos Municipales que lo soliciten, firmándose para ello los correspondientes recibos». Ninguno de estos preceptos se pudo cumplir en el mandato recién finalizado como consecuencia de la circular dictada por Torrijos, que era primer teniente de alcalde y secretario de la Junta de Gobierno. Pero, según recalcó ayer Juan Ignacio Zoido, el propio Torrijos no será víctima de su decisión y tendrá derecho a consultar los expedientes conforme a lo que dictamina el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento. Zoido abolirá la «Circular 1» en otro gesto más para asegurar la «transparencia» que tanto ha defendido y para cumplir con su compromiso de «tender la mano a la oposición». Esa fue su primera gestión como alcalde oficial de la ciudad en una jornada, la de ayer, en la que Zoido ultimó la mudanza al despacho de Alcaldía en el Ayuntamiento y firmó los decretos de nombramiento de los delegados municipales para que éstos comenzaran a trabajar en sus respectivas áreas de manera inmediata. Además, Zoido confirmó ayer que bajará los impuestos en el próximo ejercicio 2012 y anunció que encargará auditorías tanto al principio como al final del mandato para que «se pueda hacer un estudio comparativo».

Según Zoido, el PP ha venido manteniendo «que bajar los impuestos genera una mayor actividad económica y se obtienen más ingresos» y recordó que esto «funcionó» en 1996 cuando entró el PP en el Gobierno central. Castaño va a Turismo y Rivas a Fiestas Mayores El director general de Eventia, empresa filial de la concesionaria de Coca-Cola en el sur de España, Antonio Castaño Juncá, será el nuevo director del Consorcio Turismo de Sevilla. Diplomado en Técnico de Empresas y Actividades Turísticas, Castaño tiene un máster en Alta Dirección de Instituciones Sociales por el Instituto San Telmo y es fundador y consejero de la agencia Viajes Adriano, entre otras muchas actividades empresariales. También es cofundador y vicepresidente del Raid Kaliber Andalucía y ha organizado eventos en más de medio centenar de países. Por otra parte, ayer también se hizo oficial el nombramiento del director del área de Fiestas Mayores, que será Rafael Rivas Prieto, un hombre muy vinculado a las hermandades que actualmente es prioste del Gran Poder. Ambos cargos dependerán del delegado Gregorio Serrano

Transparencia

adriano

Desde que comenzó a hacer la labor de oposición en el Ayuntamiento, Zoido ha hecho suyo el lema de la transparencia. Pero del dicho al hecho hay un trecho. Y el nuevo alcalde de la ciudad parece que quiere recorrerlo cuanto antes. Asegura que volverá a dar cabida a la oposición en los consejos de administración de las empresas y que censurará cualquier ataque a los medios de comunicación. Además, ahora añade a su glosario de intenciones otra propuesta directa: adiós a la orden de Torrijos que impedía a la oposición acceder a los expedientes del Gobierno. La transparencia de Zoido evitará que Torrijos sea víctima de sí mismo y le permitirá ver papeles para llevar a cabo dignamente su nuevo papel.

FUENTE: ww.abcdesevilla.es