Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La Fundación Solventia –en colaboración con la Fundación ACS, Google y el Centro de Estudios Díaz-Bastien & Truan– presentó ayer por la mañana las conclusiones de dos años de trabajo en el proyecto de investigación internacional y multidisciplinar sobre la privacidad de los menores antes las nuevas tecnologías. El nuevo director de la Agencia Española de Protección de datos, José Luis Rodríguez Álvarez; el Director de Representación en España de la Comisión Europea, Francisco Morillo; el Presidente de ACADE, Jesús Nuñez y el Presidente de la Fundación Solventia, Conrado Truan han inaugurado el acto celebrado en la oficina de Representación de la Comisión Europea en Madrid.

El cúlmen de esta labor es la publicación del libro Redes Sociales y privacidad del menor, una obra para el debate y la reflexión, dirigida por José Luis Piñar Mañas, Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad S. Pablo CEU y coordinada por María Ángeles Osorio, Directora de la Fundación Solventia, entidad promotora del proyecto.

“Esta investigación nació con la vocación de ser un referente en el tratamiento de datos de los menores en el uso de las nuevas tecnologías, con especial atención a las redes sociales”, explicó Piñar Mañas. Por ello, más allá de las estadísticas –que también se han trabajado– el objetivo ha sido generar análisis y debate en el sector. Con esta intención se constituyó un grupo de expertos formado por Stefano Rodotà, José Luis Piñar, Pablo Lucas Murillo de la Cueva, Karim Benyekhlef, Giovanni Buttarelli y Carlos Gregorio cuyas reflexiones se recogen en la citada obra.

Redes Sociales y privacidad del menor, editado por REUS, aglutina los grandes retos de la protección de datos de los menores en la red. En representación del grupo de expertos acudió al acto Pablo Lucas Murillo de la Cueva, Magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo y Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba y Bárbara Navarro, directora de las relaciones institucionales de Google, entidad que ha colaborado en el proyecto.

Murillo insistió en la importancia de expandir la cultura de la protección de datos entre los jóvenes y Navarro, por su parte, reflexionó sobre la norma aplicable en el ámbito de Internet. La responsable de Google planteó la posibilidad de adoptar estándares internacionales en materia de privacidad, establecer un tratado sobre los conflictos de leyes o el sometimiento voluntario a un único régimen como posibles soluciones a la dificultad para aplicar el principio de territorialidad en el cumplimiento de la ley.

Estudio de campo

Como parte del proyecto de investigación, la Fundación Solventia también presentó esta mañana el estudio de campo “Percepción que tienen los menores sobre la utilización y seguridad de los datos que vuelcan en las redes sociales”. En la presentación intervinieron Javier Hernández Nieto, director General de ACADE (Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada), Chiara Civitelli, abogada Estudio Jurídico Serrano Internacional y Antón Franco Rodriguez-Lázaro, catedrático de Estadística de la Universidad San Pablo CEU y Director del Observatorio Juvenil.

El estudio de campo fue realizado, en colaboración con la Fundación Europea Educación y Libertad (FUNDEL), con una muestra de 2.596 jóvenes entre 14 y 16 años, de los cuales un 95,9% declaró haberse registrado en alguna red social. Dicho registro se produce de manera muy temprana ya que los resultados de nuestra investigación indican que un 16% se han registrado antes de cumplir los 12 años, un 23% con 12 años, sube al 34% a la edad de 13 años, comienza a bajar la proporción hasta el 23% con 14 años y finalmente disminuye bruscamente al 4% con 15 años.

La percepción de seguridad de estos jóvenes es muy alta, tal y como refleja el dato de que un 79,1% de los encuestados no ha tenido la sensación de sufrir un ataque a su privacidad en la red. Sin embargo, un 45% de los chicos y chicas encuestadas conocen a alguien que ha tenido una experiencia contraria a su privacidad en una red social, lo cual contrasta con la respuesta anterior.

Conclusiones de la investigación

Es imprescindible impulsar iniciativas de concienciación y educación.

Se debe normalizar la cultura de la protección de datos entre los jóvenes

Debe exigirse a los proveedores de las redes sociales que tengan presente la protección de datos y el obligatorio respeto a la privacidad.

Debe resolverse las medidas técnicas para lograr la verificación de la edad y del consentimiento de los menores y la efectividad del derecho al olvido.

La orientación y tutela de los responsables de los menores debe seguir el principio de prevalencia del interés del menor y sin falsos paternalismos que puedan impedir el libre desarrollo de la personalidad del menor.

Las agencias de protección de datos, desde su independencia, especialización y autoridad, tutelan el derecho a la privacidad de los menores, no siempre fácil en el marco globalizado.

El cumplimento de los principios de la protección de datos de datos debe inspirar las políticas de privacidad de los proveedores de redes sociales.

Las iniciativas de autorregulación que complementen los marcos reguladores existentes deben seguir los principios de la protección de datos.

FUENTE: www.diariojuridico.com