Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La presentación pública de los candidatos de la coalición conformada por EA, Alternatiba e independientes que encabezarán las listas al Consistorio bilbaino y las Juntas Generales de Bizkaia coincidió con el anuncio del PP de que ha pactado con el Gobierno del PSOE la impugnación de todas sus listas.

Frente a numerosos medios de comunicación, los cuatro primeros de la plancha a la Alcaldía y quienes abren las listas en las circunscripciones de Juntas Generales se sentaron en primer término, arropados por otra veintena de integrantes de las candidaturas de Bildu que, tal y como explicó Ana Etxarte, militante de Alternatiba y cuarta en la papeleta al Ayuntamiento, representan al movimiento asociativo, a los jóvenes, sindicalistas, comerciantes o jubilados que, desde distintas trayectorias políticas, quieran aportar a esa ola transformadora de izquierda y soberanista. «No nos vamos a conformar con la realidad que nos imponen», advirtió, antes de apostillar que los partidos hegemónicos hasta ahora ven con temor esta oferta que reivindica otro modelo político y social para Euskal Herria.

Txema Azkuenaga, que opta a la Alcaldía de Bilbo, efectuó un análisis de la realidad de la capital vizcaina muy similar a aquel que desde hace tiempo vienen efectuando una mayoría de agentes políticos, sociales y sindicales, preocupados por la deriva autoritaria y españolista de los gobiernos de PNV e IU. El letrado, vinculado a la defensa de los derechos civiles y políticos, reivindicó «un Ayuntamiento de los ciudadanos», en el que tengan mayor protagonismo los barrios, quienes los habitan y sus necesidades, apostando por la «descentralización política» y no sólo administrativa.

De Azkuna y sus doce años al frente del Consistorio dijo, no sin preocupación, que gobierna con un prisma que «mira a Madrid», citando su obsesión por rendir pleitesía al monarca español y su heredero, además de imponer la enseña rojigualda e importar los sorteos de Lotería o la Vuelta Ciclista a España. Criticó al alcalde y candidato a la reelección por el PNV por tener pocas diferencias respecto a los primeros ediles «de Burgos o de Santander».

Azkuenaga enumeró una serie de puntos que incluye su oferta electoral, como reducir los sueldos y adelgazar la administración local. El letrado también citó la eliminación de la subcontratación de servicios, así como la gratuidad para aquellos sectores más desprotegidos, sin olvidar la necesidad de que la cultura y el euskara recobren su protagonismo.


Por su parte, Joseba Gezuraga, presidente de EA en Bizkaia y que encabeza la lista de Bildu por la circunscripción de Busturia-Uribe, se refirió al decálogo ético que rubricarán los candidatos, que ayer adelantó GARA. «No tenemos ninguna duda de nuestro compromiso de rechazo a la violencia, ninguno de los candidatos de Bildu tiene esa duda», precisó, para mostrar su deseo de que, con ese documento, se disipen «las dudas» que algunos mantienen. «No entendemos muy bien por qué recaen estas sospechas sobre las personas que van a participar en Bildu, cuando todavía ni siquiera se conocen las listas electorales», añadió Etxarte.

Acuerdo Trillo-Rubalcaba

Pese a las palabras de Joseba Gezuraga, lo cierto es que el Estado va a poner todos sus instrumentos para tratar de evitar la presencia electoral de Bildu. El coordinador de Libertades Públicas y de Justicia del PP, Federico Trillo, anunció ayer que su partido tiene un acuerdo con el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para impugnar «todas las candidaturas». Según añadió, la ilegalización «directa» de Bildu presenta «dificultades técnicas» y alargaría el proceso, aunque tampoco descartó esta opción.

«El PP ha exigido, exige y exigirá al Gobierno que ponga todos los medios a su alcance para constituir la prueba ante el Tribunal Supremo que lleve a la no presencia de etarras en las instituciones en las próximas elecciones municipales», dijo.

Tras revelar que mantuvo una reunión con Rubalcaba, Trillo aseguró que «hay pleno acuerdo sobre la necesidad de impugnar todas las candidaturas que utilicen esta fórmula fraudulenta de Bildu para evitar la aplicación estricta de la legalidad».

El presidente del EBB, Iñigo Urkullu, por su parte, afirmó en TVE que la repercusión que tiene Bildu no es por la representación de EA y Alternatiba, sino porque se trata del «polo soberanista» en el que «se puede refugiar» la izquierda abertzale.

Eskubideak reclama medidas contra los ficheros ideológicos

La asociación de abogados Eskubideak ha denunciado ante la Agencia de Protección de Datos y el Ararteko la existencia de ficheros «clandestinos» con datos ideológicos de la ciudadanía que están siendo utilizados para la impugnación de candidaturas. Al mismo tiempo, ha solicitado a las juntas electorales que no se ofrezcan a otras instancias los datos que obran en su poder sin la correspondiente autorización de los afectados.

El portavoz de Eskubideak Iñigo Santxo señaló haber constatado a través de informes de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, así como de sentencias del Tribunal Supremo y noticias periodísticas, la utilización para impugnar candidaturas que se ligan a la izquierda abertzale de datos ideológicos de los integrantes de sus listas como la participación en la actividad de partidos, la asistencia a manifestaciones legales, la firma de avales a candidaturas o la presentación a elecciones. Sostienen que esa información sólo puede obtenerse del «tratamiento masivo de datos privados, íntimos y personales de integrantes de las candidaturas» que no son de uso público.

Por ello, solicitan a la Agencia de Protección de Datos y al Ararteko que ejerzan su potestad de inspección para saber cómo se han obtenido esos datos, en qué ficheros se encuentran, qué tratamiento reciben. Y solicitan también que se determinen las posibles infracciones en las que han podido incurrir quienes hayan almacenado y utilizado esos datos y las medidas correctoras e indemnizadoras que hayan de tomarse en cada caso. I.I.

El TS desoye a Sortu por ser «cuestiones ya resueltas»

La Sala del 61 del Tribunal Supremo acordó ayer por unanimidad rechazar el incidente de nulidad presentado por la defensa de Sortu contra el veto a la inscripción del partido «por tratarse de cuestiones ya resueltas» en el propio auto en el que dio cuenta de su decisión.

Los abogados de Sortu presentaron la pasada semana un incidente de nulidad de actuaciones al considerar que el auto con el que prohibía su inscripción en el registro obviaba la jurisprudencia existente sobre la materia tanto en el ámbito estatal como en el europeo, que no había realizado un análisis de los aspectos que legalmente pueden determinar la sucesión de un partido ilegalizado y que realizó una lectura parcial de la documentación y los testimonios existentes omitiendo aquellos que contradecían los asertos que los firmantes de la prohibición deseaban dar como probados.

La Sala del 61 se reunió durante dos horas para tomar esta decisión, que supone el rechazo de plano del incidente de nulidad, cuya presentación resulta obligada si se pretende acudir después al Tribunal Constitucional.

Las partes -Sortu, Fiscalía y Abogacía del Estado- fueron informadas verbalmente de la decisión en la tarde de ayer, si bien la providencia de inadmisión del incidente no será notificada hasta hoy, según informaron fuentes del alto tribunal. Desde el momento en el que la resolución sea notificada formalmente, la defensa de Sortu podrá acudir al Tribunal Constitucional para recurrir su ilegalización.

En cualquier caso, y como se había avanzando desde que se conoció la decisión de prohibir la inscripción de Sortu, no existe tiempo para que el nuevo partido de la izquierda abertzale pueda llegar a las elecciones, puesto que el plazo para la presentación de candidaturas finaliza este lunes, 18 de abril.

Entre los 16 miembros de la Sala que se reunieron ayer se encontraba el magistrado Rafael Gimeno-Bayón, cuyo nombramiento fue anulado el pasado martes y que fue uno de los siete firmantes del voto particular. Su presencia fue posible porque la decisión de anulación no está plasmada en una sentencia ni ha sido notificada.

Dada la división de la Sala que se produjo en torno al veto a Sortu -9 contra 7- y a la vista de posibles impugnaciones de listas de Bildu, no es anecdótico saber quién sustituirá a Gimeno-Bayón. Según se ha publicado, será Encarnación Roca, que en su día fue propuesta para el TS por el vocal Alfons López Tena, ahora parlamentario independentista.

 

FUENTE: www.gara.net