Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Otra vía para luchar contra el acoso telefónico son los ficheros de exclusión de comunicaciones comerciales, también llamados Listas Robinson. Fuentes de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) relatan que estas listas son "una herramienta para poder evitar la recepción de comunicaciones comerciales no deseadas procedentes de entidades con las que no se mantenga o no se haya mantenido relación contractual".
Quien se inscriba en estos ficheros puede seleccionar el medio o medios a través de los cuales no quiera recibir publicidad -correo postal o electrónico, llamadas telefónicas, sms o mms- "de las entidades que para sus campañas publicitarias empleen datos personales obtenidos de fuentes públicas, como guías telefónicas, o bases de datos de las que no sean responsables", apuntan desde la AEPD. La inscripción en las Listas Robinson se puede hacer de forma sencilla en el apartado "ciudadanos" de la web de este servicio de exclusión publicitaria (www.listarobinson.es).

Código de dudoso cumplimiento
Cabe añadir que en el "código de buenas prácticas" para combatir el acoso telefónico que firmaron en 2010 las operadoras de telefonía Vodafone, Movistar, Orange, ONO y Yoigo -Jazztel presentó su propia política de autocontrol-, las compañías se comprometían a no llamar con número oculto, a limitar a tres las llamadas máximas en un mes para intentar hablar con el titular de la línea, y a realizar las llamadas de lunes a viernes de 9 a 22 horas y sábados de 9 a 14 horas, evitando domingos y festivos.
Finalmente, añaden que si el consumidor no está interesado en recibir ofertas telefónicas, prometen que no se le volverá a molestar hasta pasados los tres meses. Una buena voluntad que, un año después, el portavoz de Facua pone en duda que se esté cumpliendo.

FUENTE: www.levante-emv.com