Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Alemania es el país de Europa con la política más dura de protección de la privacidad. Google y su servicio Street View bien lo sabe. Y bien lo va a saber ahora también Sony.

Tras la brecha de seguridad que ha afectado a dos de sus servicios y que ha permitido a los cibercriminales robar un elevado número de datos personales de ciudadanos de todo el mundo, la compañía podría enfrentarse a consecuencias legales incalculables, así como a un número muy elevado de procesos judiciales.  Las autoridades alemanas responsables de privacidad ya han pedido a Sony explicaciones, según recoge The Wall Street Journal.

Alemania quiere que Sony de explicaciones sobre el momento en el que fue consciente de que sus bases de datos habían sido hackeadas y los pasos que siguió para informar a sus clientes, según el diario estadounidense. La compañía podría enfrentarse sólo en Alemania a una multa mínima de 300.000 euros.

En España, la cantidad podría ser incluso mayor. De ser considerada por la Agencia Española de Protección de Datos una infracción muy grave, en el caso de que la agencia decida iniciar un procedimiento contra Sony, la cantidad podría oscilar entre los 300.506,05 y los 601.012,10 euros.

FUENTE: www.siliconnews.es