Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

JOSÉ LUIS JIMÉNEZ Ejercite el derecho de acceso a sus datos y el de oposición a que sean tratados comercialmente

El procedimiento sería solicitar primero el derecho de acceso a nuestros datos a quien nos bombardea con ofertas publicitarias por teléfono. Es decir, que nos diga de qué fichero ha obtenido nuestros datos y su dirección para poder ejercer ante el gestor de este archivo el derecho de oposición. Éste se tramita mediante una solicitud dirigida al responsable del fichero, que tiene 10 días a contar desde la recepción de nuestra petición para excluir nuestro datos del tratamiento publicitario. El ejercicio de estos derechos no debe suponer coste alguno para el consumidor.

Pida que sus datos de la guía de teléfonos no se usen con fines publicitarios y se marquen con la ´U´


La guía de recomendaciones de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), en el caso de la Oposición, explica que el abonado «tiene derecho a que los datos que aparecen en el listín telefónico no puedan ser utilizados con fines de publicidad o de prospección comercial, debiendo constar así de manera clara en la guía mediante el signo ´U´». Este marcado especial, que evita que nuestro teléfono y dirección postal sean objeto de cualquier tipo de promoción comercial, también puede solicitarse al operador telefónico que nos presta el servicio.

En caso de negativa, reclame a la AEPD que tutele sus derechos

Si se nos niega el derecho de Acceso, algo «muy frecuente» según el portavoz de Facua, o el de Oposición, el ciudadano puede presentar vía internet ante la AEPD (www.agpd.es) una Reclamación de Tutela por denegación derechos. Los responsables de las distintas asociaciones de consumidores de la provincia recomiendan, no obstante, que ésta sea tramitada por ellas para evitar al ciudadano el agotamiento que suponen tantos trámites. «De hecho, la mayoría no reclama», apunta María Huelin.

Pare los pies a la compañía de la que es cliente. El consentimiento dado en el contrato es revocable

En cuanto a las llamadas o mensajes telefónicos publicitarios no deseados que recibimos de una compañía por nuestra condición de cliente, es decir, porque mantenemos una reacción contractual con la misma, la AEPD recuerda la posibilidad de ejercer el ya citado derecho de oposición, incluso aunque previamente se hubiera otorgado el consentimiento al tratamiento comercial de nuestros datos en la letra pequeña del contrato, ya que ésta «se puede revocar».

FUENTE: www.laopiniondemalaga.es