Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Caía la tarde en Japón (15.36 horas) y una fuerte explosión se escuchaba cerca del reactor número 1 de la central nuclear de Fukushima (a unos 270 kilómetros al noreste de Tokio). Allí el nivel de radiactividad había aumentado de forma alarmante tras el fuerte seísmo que sacudió ayer el este de Japón. Cuatro trabajadores de la central nuclear han resultado heridos por los efectos de la explosión, pero no se encuentran en estado crítico, según informa la empresa operadora, Tokyo Elecytric Powe Co. Este accidente ha sido evaluado y situado por la agencia nuclear y seguridad industrial de Japón en el nivel 4, en una escala de 7.

A este incidente hay que sumarle una nueva replica de 6 en la escala de Richter en la costa Fukushima, que ha tenido lugar a las 22.15 (hora local), de la que aún se desconocen consecuencias.

La alarma ha cundido en todo el país y en la comunidad internacional tras la explosión, pero el Gobierno de Japón, que ha hecho un llamamiento a la calma, ha asegurado que no ha tenido lugar en el reactor y que no ha generado ninguna fuga radiactiva importante.

Sin embargo, la agencia de noticias Kyodo, tres personas que residen cerca de la central nuclear resultaron contaminadas con radiactividad.

En una rueda de prensa, el ministro portavoz, Yukio Edano, ha explicado que tampoco se ha dañado el depósito que protege al reactor y que la explosión se ha debido a una reacción química entre hidrógeno y oxígeno. También ha informado de que el nivel de radiactividad en la zona ha bajado. No obstante, un equipo del Instituto Nacional de Estudios Radiológicos podría haber sido enviado a Fukushima. Estaría formado por médicos, enfermeras y otras personas especializadas en el trato de la exposición a la radiación.

Tras la explosión, la radiación en la planta subió a un nivel inusual(en la sala de control de uno de los reactores la radiación se disparó hasta 1.000 veces por encima de su nivel habitual), de acuerdo con la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, por lo que se ordenó la evacuación de la población primero en un perímetro de 3 kilómetros, después de 10 y más tarde de 20. Según informa la agencia Kyodo, más de 51.207 personas podrían abandonado la zona. No obstante, testimonios apuntan a una falta de información entre los ciudadanos -muchos podrían seguir en las zonas afectadas- y a que las carreteras de entrada y salida no están cortadas.

A su vez, se está procediendo al reparto de yodo entre los que ya han sido evacuados y los que aún siguen en las zonas. El yodo tiene la capacidad de bloquear el paso del yoduro radioactivo a la glándula tiroidal, previniendo el cáncer de tiroides. Los expertos aseguran que es más efectivo en niños y jóvenes que en adultos.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, que ha calificado lo sucedido como "una catástrofe nacional sin precedentes", se trasladó a la planta horas antes de la rueda de prensa y afirmó que se habían liberado "mínimas cantidades de radiación" de la central de Fukushima tras el terremoto de 8, 8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter que sacudió este viernes la costa este de Japón.

La explosión produjo daños en techos y paredes de la central, y en ella resultaron heridos cuatro técnicos que trabajaban en la liberación de presión de los reactores de la planta para evitar una fusión después de que la situación se agravara por los fallos en el sistema de refrigeración.

Según los especialistas, la carencia de refrigerante en el reactor puede tener en un periodo de 24 horas consecuencias severas, incluida la fusión del núcleo de barras de uranio de la central.

También se han detectado problemas a primera hora en otra planta colindante, la número 2, para rebajar la temperatura de tres de sus cuatro reactores nucleares, según el operador de las instalaciones, Tokyo Electric Power Corporation.

La radiación liberada por las plantas nucleares ha suscitado las críticas de grupos ecologistas como Greenpeace, que insistió en que "cualquier cantidad" de material radiactivo en la atmósfera supone un riesgo para las personas.

Para el grupo, el hecho de que la planta nuclear de Fukushima "tenga una fuga" o "se haya hecho que libere" gases contaminantes del reactor en la atmósfera "significa que toda la protección física que debía aislar la radiactividad ha fallado".

Datos oficiales de muertos y heridos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado la muerte de 621 personas en el terremoto, y apuntó que se espera un ascenso en el número de víctimas. Unas 1.040 personas estarían además heridas y 645 continuarían desaparecidas tras el terremoto de magnitud 8,9 en la escala de Richter.

Naciones Unidas, basándose en datos del Gobierno japonés, apuntó que 51.207 personas fueron evacuadas en la zona de Fukushima, donde tras el terremoto resultó dañada una planta nuclear. Según un portavoz de la OMS en Ginebra, de momento existe un riesgo muy bajo para la población.

La policía japonesa informó del rescate de al menos 400 cadáveres, mientras que más de 800 personas están desaparecidas. El gobierno teme que la cifra de muertos supere los 1.000, señaló el secretario del gabinete nipón, Yukio Edano.

Según Kyodo, unas 300.000 personas han sido evacuadas en cinco provincias del noreste de Japón. El ministro portavoz, Yukio Edano, estimó hoy durante una reunión del comité de emergencia en Tokio que "pensamos que más de mil personas han perdido las vidas" a causa del seísmo, el "mayor desde la era Meiji" a finales del siglo XIX, desde que se registran datos.

El primer ministro, Naoto Kan, informó de que 50.000 militares se dedicarán a las labores de rescate en las provincias afectadas del noreste de Japón.

Unos 190 aviones y 25 barcos ya han sido desplegados para las tareas de búsqueda, en las que fuerzas de EEUU colaborarán con sus barcos para el transporte de efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército nipón).

Según Kyodo, hay al menos 3.400 edificios destruidos en Japón por el terremoto, que, además, causó al menos 200 incendios en el territorio nipón.

En la provincia oriental de Iwate, algunas ciudades fueron prácticamente barridas del mapa por el tsunami que provocó el seísmo, con olas de hasta diez metros de altura.

FUENTE: www.elmundo.es