Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El vandalismo lleva al Ayuntamiento de Carmona a fijar horarios en los parques y sopesar cámaras de seguridad

Ante "los últimos actos vandálicos" ocurridos en Carmona, concretamente en el mobiliario urbano de algunos de los parques y jardines como la Alameda Alfonso XIII, y en instalaciones deportivas como el Pabellón Pepe Rivas o el Andrés Jiménez, el alcalde de Carmona, Juan Ávila, ha anunciado un "paquete de medidas para evitar que se sigan produciendo hechos tan lamentables en contra de nuestro Patrimonio y de la seguridad de las personas".


Entre estas medidas de urgencia se ha procedido a la regulación de la apertura y cierre de la Alameda Alfonso XIII, con un horario que permita el disfrute de todos los ciudadanos y de distintas edades, siendo este en verano desde las 7 de la mañana a las 00,30 de la noche de lunes a jueves y hasta la 1,30 horas de la madrugada los fines de semana. Con esta medida se evita que se produzcan molestias a altas horas de la madrugada a los vecinos, así como la oportunidad para los incívicos de destrozar el mobiliario, como está ocurriendo.

Además, se está incrementando la presencia policial en estos espacios y se contempla la colocación de cámaras de seguridad conectadas tanto con la jefatura de la policía local como de la Guardia Civil, no solo para garantizar la seguridad de los usuarios, sino para detectar y sancionar a los responsables de los destrozos.

Con respecto a los incidentes que se están produciendo en los pabellones, donde asisten personas que no cumplen con las normas establecidas en los mismos ni respetan las advertencias ni los consejos del personal responsable de su mantenimiento alterando el orden público de forma reiterada, desde la Alcaldía se informa que ya se está actuando desde hace unos días, asistiendo la policía a dichas actividades, y que se aplicará la ley con contundencia para evitar el acceso de estas personas y erradicar estos hechos de una vez por todas.

 

 

Leer noticia completa

 

FUENTE:ecodiario.eleconomista.es