Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El gobierno local se replantea las multas mediante cámaras

Cree que su "afán recaudatorio" se ceba con el turista y da mala imagen. Baraja dar una mayor información y coordinarse con los hoteles

El teniente de alcalde de Seguridad y Gestión y concejal accidental de Movilidad, Emilio Aumente, confirmó ayer la voluntad del gobierno local de "replantear el sistema de cámaras sancionadoras", reconociendo que "algunas cámaras son elementos recaudadores únicamente", tanto para los cordobeses como, sobre todo, para los turistas, que se llevan un pésimo recuerdo de su visita a la ciudad.

Aumente cita algunas de las medidas posibles, como una mejor señalización de la cámara de Las Tendillas o fórmulas para potenciar la coordinación con los hoteles en los casos de turistas que se dirijan a ellos y tengan que pasar por los tramos de tráfico restringidos de La Ribera. De entrada, no se habla aún de eliminar las cámaras.

Las declaraciones del concejal socialista Emilio Aumente van en consonancia con la batalla que libró cuando se encontraba en la oposición municipal, en la pasada Corporación, cuando denunció repetidamente la "voracidad recaudadora" del sistema de cámaras. Así, hace aproximadamente un año el actual responsable de Seguridad y Policía Local criticaba que el anterior gobierno local había recaudado en solo 6 meses en torno a 4 millones de euros en un año.

Tan solo las cámaras de la Ribera, desde agosto del 2013 al mismo mes del año pasado había colocado 18.700 multas, con las que se recaudaron 4 millones de euros.

Los datos facilitados por el propio Emilio Aumente hace ocho meses, cuando aún se encontraba en la oposición municipal, señalaban que la cámara con mayor número de sanciones era la de Caño Quebrado, con 8.440 multas en los 8 primeros meses del 2014, seguidas de las cámaras de Diario de Córdoba (5.388), Valladares (3.311), Amador de los Ríos (3.252), San Pablo (1.264) y Tendillas (1.033), aunque en estos dos últimos casos en solo los cuatro meses desde su puesta en funcionamiento, de mayo a agosto del pasado año.

Particularmente cruda fue la queja del ahora teniente de alcalde cuando era concejal de la oposición por la cámara instalada en la plaza de Las Tendillas y que estaba "sin señalizar". "No está reflejada en ningún lado, ni en el plano de las áreas de circulación restringida (Acire), pero sí que multa a quien circule indebidamente por la esquina del edificio de Telefónica", lo que calificó de "atraco".

Sin embargo, no todo el mundo se ha mostrado en contra de la solución de las cámaras y el comercio aplaudió la instalación de las dos últimas (En Las Tendilas y San Pablo) en sustitución de las pilonas. Al respecto, hay que recordar que a finales del pasado año se registraba de media un accidente cada dos día por causa de los choques contra alguna de las cuatro pilonas habilitadas en el casco urbano.


Fuente: diariocordoba.com