Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

¿Pueden las empresas instalar cámaras para vigilar a sus empleados?

¿Pueden las empresas instalar cámaras para vigilar a sus empleados?

Con motivo de una Sentencia reciente del Tribunal Constitucional, se han abierto todas las polémicas, puesto que da validez a la instalación de cámaras de seguridad sin el consentimiento previo de los trabajadores. En cualquier caso, aunque pueda utilizar las grabaciones para sancionar o despedir a sus trabajadores, deben darse una serie de presupuestos para que la medida sea válida.

La posibilidad o no de grabar a los empleados durante su jornada laboral en las instalaciones de la empresa lleva años generando problemas en los tribunales y creando Jurisprudencia, sobre todo desde que se generalizó el uso de sistemas de vigilancia con el fin de controlar la actividad y productividad de los trabajadores. Dicha medida choca frontalmente con los derechos a la intimidad de la persona, aunque se trate en el ámbito laboral;

No es menos cierto que este tipo de dispositivos electrónicos de grabación han servido para detectar robos, ausencias laborales y, en general, para proteger al empresario ante empleados que no cumplían sus funciones. Pero, la pregunta es obvia: ¿es válida esa prueba? ¿Qué condicionantes deben cumplirse para poder grabar a los empleados?

Pues bien, el Tribunal Constitucional en su sentencia de 3 de marzo de 2016 ha establecido que las empresas podrán vigilar con cámaras a sus empleados sin informarles del fin concreto, en una sentencia que cambia su doctrina y aclara el uso de videocámaras en la empresa.

El caso juzgado, muy controvertido entre los propios miembros del Tribunal pues no todos los magistrados estaban de acuerdo con la sentencia, consistió en que una empresa, ante las sospechas de que un trabajador cogía dinero de la caja, decidió poner una cámara de seguridad. Las imágenes confirmaron las sospechas y la trabajadora fue despedida por haberse apropiado de efectivo en la caja, lo que la empresa sustentó en unas grabaciones de una cámara de video vigilancia de la que no se informó a los trabajadores, si bien en el escaparate del establecimiento, en un lugar visible, se colocó el distintivo informativo.

¿Es necesario pedir permiso antes de grabar?...LEER NOTICIA COMPLETA.