Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La crisis actual que azota el país está llevando a los establecimientos de la capital y a los locales de hostelería a reforzar sus inmuebles frente a los hurtos y robos de los ladrones y frente a actos vandálicos.Hace apenas dos semanas, el Ayuntamiento de Almería, sin ir más lejos, reforzó la seguridad en sus edificios mediante la instalación de cámaras de videovigilancia para evitar la entrada de "intrusos" en las dependencias públicas por un coste de 37.543 euros.

Precisamente, hace dos semanas, una de las cafeterías con más solera de la capital almeriense, Vipays, situado en pleno barrio de Los Ángeles,sufrió un robo por parte de dos ladrones, al parecer, de Europa del Este. "Mi hermano estaba en el Bar a las 14:30 horas aproximadamente. Vinieron dos personas que tenían pinta de extranjeros y se pidieron dos botellines.

Los pagaron y pidieron otros dos. Al ponérselos mi hermano, uno de ellos le preguntó que si tenía lotería y mi hermano al coger el bote de la lotería y darse la vuelta se encontró que uno de ellos lo amenazó con un punzón y le pidió todo el dinero del bote. Gracias a dios solo se llevaron el dinero del bote, unos 500 euros, y no tocaron la caja ni se llevaron ni tan siquiera los décimos que también estaban en el mismo bote. Se fueron tan normal, sin prisas ni nada. Luego los vecinos del barrio me contaronque esa misma pareja llevaba ya varioa días rodando el barrio. Estuvieron en la peluquería y en otra tienda. Además, ese mismo día que le pasó eso a mi hermano hubo dos robos en dos casas del edificio de enfrente . La policía cogió huellas de los botellines y de la lata de la lotería pero, por lo visto, no están ni fichados ya que llamaron a mi hermano a declarar y no había ninguna foto de ellos", comenta Ismael, uno de los camareros del Vipays.

Pero los sistemas de vigilancia van más allá. Los pequeños establecimientos, así como locales de hostelería se han visto en la obligación de instalar cámaras de seguridad en los últimos años y, particularmente, en los últimos meses.

Así ocurre, por ejemplo, con la Cafetería Tentempié. Este establecimiento situado en la Plaza Marqués de Heredia tiene un sistema de vigilancia compuesto por alarmas y cámarsa de seguridad desde el momento en el que se abrió el pasado mes de noviembre. Hasta ahora no han tenido incidentes pero "prefieren estar seguros por lo que pueda pasar", comenta uno de los camareros. Por su parte, los clientes no se han quejado de este sistema de videovigilancia.

La Cafetería-Restaurante La Tahona, por su parte, cuenta con un sofisticado sistema de vigilancia desde el año 2008. Su dueño, Mariano, indica que no pusieron este sistema por ningún tipo de incidente sino por estar más seguros en el establecimiento. "No tengo las cámaras para grabar a los camareros. Las tengo como un sistema de vigilancia más, además que desde ellas puedo ver si hay afluencia en el local o no y, así, bajar a echar una mano en la barra, por ejemplo".

Otro de los establecimientos del Centro de Almería que cuenta con cámaras de seguridad en su local es la tienda de Antonio Parriego, de calzados y bolsos. "Instalé las cámaras hace un mes y medio para estar más seguros", indica el propietario del local de textil.

La tienda Drop Shop Online es otra de las que cuenta con un sistema de videovigilancia. Sin embargo, ésta tiene las cámaras de seguridad "desde hace muchos años como una manera disuasoria para evitar los hurtos", indica Ana María Cervilla, dueña del establecimiento. "También tenemos sistemas de alarmas en las prendas de vestir".

Durante estos cinco años, comenta, han tenido algunos incidentes, minoritarios en su mayoría. "Una vez una mujer y su hijo entraron en la tienda. El hijo subió arriba y se llevó varios polos que echó a la bolsa. Nos dimos cuenta por las cámaras que tenemos instaladas y enseguida llamamos a la policía. Otros comerciantes a los que esta misma pareja les había robado esa misma mañana, salieron al Paseo a pillarlos. Y cuando llegó la Policía al coche que madre e hijo tenían, vieron la cantidad de prendas que tenían en los asientos traseros y en el maletero, todas sustraídas esa misma mañana en locales de aquí del centro. La misma Policía nos comentó que era una pareja buscada en Granada por delitos de robo y que, por ello, habían cambiado la zona para realizar los hurtos. Quitando éste incidente, alguna vez que otran han intentado robarnos pero, precisamente al ver las cámaras, no lo han hecho", finaliza. El local Bottega verde, situado en la Avenida Reyes Católicos es otro de los que cuentan con videovigilancia en su establecimiento, como "medida disuasoria".

Sin embargo, no todo son pequeñas tiendas y locales de hostelería. La librería Picasso, situada en la Avenida Reyes Católicos de la capital también ha instalado recientemente un sistema de videovigilancia para estar más seguros ante posibles hurtos y la delincuencia que se está registrando tanto en el centro almeriense como en otros puntos de la capital.

A fecha 31 de julio de 2009 había un total de 375 ficheros de vigilancia en Almería, una cantidad que subió hasta 547 el 31 de diciembre de 2009 y que en 2010 se elevó hasta 855, según la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Fuente