Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La inseguridad en los muelles que venían denunciando muchos marineros en toda la zona sur de la ría de Arousa parece que va a verse considerablemente reducida. Portos de Galicia ha comenzado a instalar cámaras de vídeovigilancia para evitar que las embarcaciones puedan sufrir robos de artes de pesca, motores o combustible.

Los dos primeros muelles de la comarca que van a contar con cámaras son los de Tragove, en Cambados, y Vilanova de Arousa, dos muelles en los que se venía reclamando este servicio desde hace años.

No serán los únicos. La intención del ente dependiente de la Xunta de Galicia es dotar a la práctica totalidad de los muelles de elementos de seguridad, y en las próximas semanas, también van a comenzar los trabajos en las dársenas de Vilaxoán (Vilagarcía), O Xufre (Illa de Arousa) y O Corgo (O Grove). En estas actuaciones, junto a otras que se van a realizar a lo largo de toda la costa gallega, Portos tiene previsto invertir más de medio millón de euros.

Esta es la primera fase de actuación para implantar, con carácter generalizado, un sistema de seguridad a través de la vídeovigilancia, cuya tramitación es muy farragosa debido a cuestiones legales. Portos lleva meses elaborando este dispositivo, considerando como actuación de carácter prioritario, que se instalará de forma paulatina en todo el litoral gallego.

En las pasadas semanas se ha contratado el servicio de control centralizado de las grabaciones, el último requisito necesario para la inmediata puesta en marcha del sistema.

La responsabilidad del control de las grabaciones la asume el organismo portuario dado que es la administración pública la que tiene la competencia en este sentido y no otros colectivos del sector. Para ello, se han tramitado todos los permisos necesarios en virtud de la normativa de protección de datos. En esta primera fase se han primado los puertos con una mayor actividad de los que gestiona Portos de Galicia.

Las cámaras de vigilancia eran unas medidas de seguridad que se venían reclamando en un buen número de puertos debido a la gran inseguridad que tenían la mayor parte de las embarcaciones. Un ejemplo de ello es el propio puerto de Vilanova donde ya hubo varios intentos de instalar cámaras de seguridad, llegando incluso el alcalde del municipio, Gonzalo Durán, a barajar la posibilidad de colocarlas en el muelle y en varios puntos del municipio para evitar los robos.

Otro municipio en el que llevan años reclamando esas cámaras es en A Illa. No en vano, en el muelle de O Xufre se han registrado numerosos robos, sobre todo en barcos bateeiros amarrados en las inmediaciones del muelle a los que los ladrones les retiraron todos los aparatos de navegación.

Con la colocación de estas cámaras, el ente portuario que dirige José Juan Durán cumple así con uno de sus compromisos , que era el de facilitar seguridad a la flota tras varios episodios que supusieron una considerable pérdida económica para los marineros en algunos puertos.

Fuente