Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El Ayuntamiento trata de determinar el origen de la avería que durante quince días ha mantenido fuera de servicio el ascensor público de la avenida Bizkaia con la ayuda de las grabaciones efectuadas por las cámaras de seguridad instaladas en torno al elevador. (El ascensor se halla de nuevo en funcionamiento desde el pasado lunes).
Técnicos de Orona visionaron ayer las imágenes grabadas en la madrugada del domingo 28 de octubre, cuando el ascensor se bloqueó después de que un grupo de ocho jóvenes se introdujeran en él con intención de bajar de la planta del paseo peatonal a Bizkaia etobidea. Por causas que se desconocen, la cabina del elevador quedó bloqueada al poco de iniciar el descenso, y los jóvenes permanecieron atrapados en el interior durante alrededor de una hora hasta que un técnico de Orona desbloqueó manualmente la cabina y liberó a los adolescentes en presencia de dos agentes de la Policía Municipal.
La secuencia de los hechos comienza hacia la 01.20 horas del domingo 28 de octubre. A esa hora, una cuadrilla de jóvenes que llegan en fila hasta el ascensor se introducen en el mismo para bajar a la calle. Dos amigos más llegan rezagados en el momento en que las puertas del ascensor comienzan a cerrarse automáticamente.
Uno de los jóvenes evita que la puerta se cierre propinándole una patada no muy fuerte. Los técnicos de Orona que ha visionado las imágenes dictaminaban que esa patada, debido a su relativamente baja intensidad, «no parece por sí misma motivo suficiente para desencajar la compuerta».
Sin imágenes del interior
Con los ocho adolescentes dentro, el ascensor inicia un descenso que no concluye. Todos los indicios, reconocían tanto desde Orona como desde el Ayuntamiento, apuntan inequívocamente que los jóvenes balancearon o golpearon la cabina hasta el punto de descarrilar el ascenso de sus guías, y ocasionar en el descenso importantes daños en el mecanismo del elevador. Pero todo esto son presunciones, porque no hay pruebas fehacientes que acrediten que los ocho jóvenes fueron quienes ocasionaron la avería. El ascensor de Bizkaia etorbidea dispone de hasta seis cámaras de seguridad exteriores a lo largo de su recorrido, pero no hay ninguna cámara para grabar el interior del habitáculo del ascensor. En cualquier caso, se descarta que la avería se deba a una sobrecarga de peso porque el ascensor tiene capacidad para transportar hasta 12 ocupantes.
Pese a todas las sospechas, los técnicos de Orona han declarado que no pueden asegurar que hayan sido estos jóvenes los causantes de esta avería cuya reparación ha costado más de 5.000 euros a las arcas municipales.
El Ayuntamiento trata de dilucidar responsabilidades que se puedan derivar de este desafortunado suceso y sus eventuales consecuencias.
El perjuicio de esta acción presuntamente vandálica ha afectado principalmente a los muchos usuarios que diariamente emplean este ascensor, un servicio que desde su apertura ha recibido el aplauso unánime de todos los vecinos del barrio Gorostiza.
Tampoco es la primera vez que ocurre algo así. El año pasado, otra acción vandálica desencajó la puerta del ascensor ocasionando una avería de 4.000 euros.
Fuente: http://www.diariovasco.com/v/20121116/alto-deba/analizan-cmaras-seguridad-avera-20121116.html
Las_ltimas_Noticias