Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La sala permanece abierta y vigilada desde ayer.

Los jóvenes de la ciudad ya pueden acceder, desde ayer, a la sala de estudios del Baix Vinalopó, que ha permanecido cerrada un mes tras los últimos actos vandálicos registrados a comienzos del pasado marzo. Por lo tanto, a partir de ahora, la sala estará vigilada por dos cámaras de seguridad conectadas directamente con la Policía Local. De esta forma, la vigilancia permanente por parte de la Policía se extiende también a esta sala, tras aplicarse esta medida en las dependencias ubicadas en La Llotja por el mismo motivo.

El Ayuntamiento ha realizado una inversión de "dos mil a tres mil euros" instalando estas cámaras, según el edil, aunque "no ha sido necesario destinar una partida específica para realizar las obras, si no que han salido de una partida general del Ayuntamiento", matizó el edil. A pesar de que la sala de estudios estará permanentemente vigilada por los agentes, Manuel Rodríguez realizó de nuevo un llamamiento a los usuarios para que "se pongan en contacto con la Policía ante cualquier irregularidad", tando dentro como fuera de la sala. Además, espera que la vigilancia sirva no solo para evitar destrozos y daños mayores si no otros desperfectos como pintadas en las paredes o mal uso del mobiliario.

Las dos cámaras que registrarán la actividad, están ubicada de forma que, aunque no se capte lo que sucede en la totalidad de la sala, grabarán quién entra y sale de las dependencias estudiantiles, con el fin de identificar a futuros vándalos. Una docena de usuarios ya hacían uso en la mañana de ayer de la sala. Algunos estudiantes aprovecharon la visita del concejal para transmitirle sus demandas, como la necesidad de más mobiliario, que se queda corto en época de exámenes.

Los asaltos a las salas de estudio no son hechos aislados, pues se vienen repitiendo desde hace meses. Vaciados de extintores, quemas de mobiliario o comportamientos incívicos son solo algunos ejemplos de los amplios desperfectos registrados en los últimos meses. Por tanto, el edil pidió "concienciación" para que no se vuelvan a repetir estas situaciones.

Fuente: Información