Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El Ayuntamiento de Pinto y la empresa de seguridad 'Prevent Security Systems' han firmado un convenio para financiar, con 110.000 euros, la instalación de videocámaras profesionales de seguridad en medio centenar de comunidades de propietarios, para reforzar la seguridad ante el incremento de delitos a mayores de 64 años.

De esta manera, el Consistorio se ha sumado al 'Plan DisuaD', que permitirá, en colaboración con el Colegio de Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), que los inmuebles "con escasos recursos económicos" puedan incrementar su seguridad "sin coste inicial y sin derramas".

El importe destinado a subvencionar a cada comunidad oscilará entre 1.500 y 2.000 euros, en función de la complejidad de la instalación e incluirá la instalación de 1 a 2 cámaras de video vigilancia, monitor de seguridad de 19", router 3G que permitirá detectar las averías en tiempo real y un grabador digital con marca de agua y permisos de usuarios configurables con password y contraseña, para garantizar la privacidad de las imágenes grabadas y evitar la sustracción de las mismas.

Un responsable de 'Prevent Security', Gricell Garrido, ha señalado que el 'Plan DisuaD' nace como respuesta al incremento de delitos en viviendas", en el que, según ha recordado, "las personas mayores son especialmente vulnerables frente a los robos".

"Por ello --ha concretado-- es imperativo que las comunidades donde residen dispongan de sistemas de video vigilancia que garanticen su seguridad sin que sus escasos recursos económicos les impidan acceder a ellos".

En este sentido, el concejal de Seguridad de Pinto, Alberto Vera, ha señalado que con este fondo creado pretende "incrementar los niveles de seguridad en las comunidades de vecinos y evitar así los robos que se están produciendo".

Según el balance del plan Mayor Seguridad 2013 elaborado por el Ministerio del Interior, los delitos y faltas a víctimas mayores de 64 años aumentaron el pasado año un 7,1% con respecto a 2012 y el robo con fuerza en las viviendas de estas personas fue la infracción penal que más subió, un 29 por ciento.

Leer más: La Vanguardia