Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Instalan cámaras para sancionar infracciones
El Ayuntamiento prueba un sistema con el que otras ciudades europeas han logrado reducir la siniestralidad en las carreteras

Los conductores que circulen por La Laguna no podrán saltarse un semáforo en rojo sin librarse de la multa correspondiente. Esto ocurrirá si la Concejalía de Seguridad decide incorporar definitivamente unas cámaras que prueba este mes y que registran las matrículas de los vehículos que se salten las señales luminosas de los pasos de peatones.

La Laguna es el único municipio en Canarias, según un comunicado de prensa del Ayuntamiento, que prueba este sistema que detecta al vehículo que rebasa los semáforos cuando estos se encuentran en fase roja. El área de Seguridad Ciudadana y Movilidad, que dirige José Alberto Díaz, informó ayer de que se trata de un sistema preventivo con el que se pretende combatir y reducir la siniestralidad vial en La Laguna. Tras el mes de prueba y si los resultados son satisfactorios, el Ayuntamiento procederá a su implantación por el municipio.

Estos dispositivos, denominados Sicam Red Light y usados en muchos países europeos, operan de manera experimental en diferentes zonas del municipio y se llevan de un lado a otro ya que son fácilmente desmontables. Ha sido instalado por la empresa Lumican a coste cero dentro de su contrato de servicios con el Ayuntamiento.

Cada vez que un automovilista rebasa un semáforo en rojo, el sensor se activa y se queda con una imagen del vehículo infractor, y las evidencias gráficas que genera son enviadas a un centro de gestión donde la información es directamente tratada.

Este servicio permitirá detectar y registrar a los conductores infractores de forma inequívoca, por lo que su implantación en el municipio reducirá sin duda la siniestralidad vial, como ha ocurrido en ayuntamientos como Madrid en el que con la colocación de estos sistemas avanzados se ha reducido hasta en un 60%. Red Light, más conocido como foto rojo, es una solución que gestiona, mediante la lectura de matrículas hasta en situaciones atmosféricas adversas, posibles infracciones que pueden producirse cuando algún vehículo cruza una intersección de forma incorrecta por estar el semáforo en rojo.

El módulo es capaz de detectar el estado en el que se encuentra el semáforo al mismo tiempo que se leen las matrículas que lo cruzan desde cinco fuentes de vídeo independiente y a tiempo real. La secuencia de imágenes y vídeo son enviadas a un centro de gestión, donde la información es tratada por las autoridades de tráfico. Gracias a que el sistema ofrece información totalmente objetiva y fiable, y a la alta resolución de sus cámaras, esta información es concluyente para el gestor de infracciones.

FUENTE:La Opinión de Tenerife