Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

DISPOSITIVO DE TRÁFICO QUE AÚN NO HA DADO RESULTADOS

Las cámaras del entorno de la Mezquita llevan un año instaladas y sin funcionar
El anterior equipo de gobierno colocó 11 en marzo del 2011 con un presupuesto de 22.000 euros. El Ayuntamiento desvelará el uso que se les dará en el nuevo plan de tráfico para el casco histórico


Las cámaras que el anterior equipo de gobierno anunció para el entorno de la Mezquita llevan ya un año colocadas pero siguen sin funcionar a pesar de que su puesta en marcha estaba prevista para marzo del 2011. A principios de ese mes, el área de Movilidad del Ayuntamiento, gobernado entonces por IU y PSOE, empezó a colocar en puntos estratégicos 11 cámaras de videovigilancia, que habían sido anunciadas para el verano anterior, el del 2010. Su finalidad era controlar el tráfico, aunque también podían ser usadas por la comisaría conjunta de la Policía Local y Nacional ubicada en la Judería --en Judá Leví-- en caso de necesidad por motivos de seguridad. Su otra misión era incrementar la sensación de seguridad, ya que podían servir para intervenir con rapidez en caso de presenciar un delito o como material legal si un juez reclama las grabaciones.

En aquel momento, la intención del área de Movilidad, que había invertido más de 22.000 euros, era tenerla activada a finales de marzo del año pasado, pero su puesta en marcha se fue retrasando, encontrándose después con las elecciones municipales. Tras las mismas, la nueva delegada de Seguridad, Movilidad y Transporte, Ana Tamayo (PP), anunció el verano pasado en una entrevista concedida a este diario que el destino que se dará a estas cámaras entrará dentro del nuevo plan que se quiere aplicar en el conjunto histórico. Ahora, más de un año después de la instalación de los 11 dispositivos de videovigilancia, la concejala mantiene la misma intención, desvelar el futuro de las cámaras cuando presente el nuevo plan de tráfico, hecho que, según asegura, será inminente.

Con el conjunto de 11 cámaras, las cuatro esquinas de la Mezquita--Catedral quedaban totalmente controladas. Una de ellas se montó en la confluencia de las calles Amador de los Ríos y Torrijos, concretamente en la esquina donde se une el Seminario con la verja del Triunfo de San Rafael. En frente de la otra esquina de la Mezquita--Catedral, la de la fachada que da a la Ribera, se colocaron otras dos, una en la confluencia de la calle Corregidor Luis de la Cerda con Caño Quebrado y otra entre Corregidor Luis de la Cerda y Magistral González Francés. Entre esta última calle y Encarnación se montó una más y justo en frente, otra. Por último, en el punto en el que confluyen las calles Cardenal Herrero con Torrijos y Judería se pusieron otras tres. Además, ya fuera del entorno más inmediato de la Mezquita--Catedral, había dos más, una a mitad de la calle Judería y otra en Judá Leví. A los conductores se les avisaría de que entraban en una zona vigilada.

El nuevo sistema implicaba que el entorno de la Mezquita tendría videovigilancia durante las 24 horas del día, una medida que había sido pactada con los comerciantes y vecinos y enfocada a controlar las incursiones de los conductores que siguen circulando por allí a pesar de las restricciones existentes. Sin embargo, su puesta en uso se fue retrasando por distintos motivos, ya que debía coincidir con la reordenación del tráfico del centro ligada a las obras de la calle Cruz Conde, que tuvo lugar en octubre del 2010, y con la puesta en servicio de las pilonas de Tejón y Marín y Valladares.

Cuando se anunciaron, comerciantes, vecinos y turistas acogieron bien la idea. Sin embargo, Pro--Derechos Humanos de Andalucía la consideraba una intromisión en la intimidad de los ciudadanos.

FUENTE:Diario Córdoba