Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El candidato de CiU a la Generalitat, Artur Mas, ha propuesto acabar y "poner orden" al legado de ICV al frente de la Consejería de Interior, liderada por Joan Saura, por lo que suprimirá el Código Ético de la Policía, los 80 km/h y cambiar la política del uso que se hacen de las imágenes de las cámaras de seguridad en las comisarías.

En una minidocsession sobre seguridad, ha cargado también con las competencias que tiene asignadas Interior, como Participación Ciudadana y Memorial Democrático, que, a su juicio, responden al "reparto de cromos para los equilibrios de los partidos" del tripartito.

"Joan Herrera decía que uno de los grandes peligros es que CiU acabara con el legado de ICV. Por una vez, le doy la razón", ha subrayado Mas, quien ha matizado que su voluntad es poner orden a las cuestiones que han dirigido los ecosocialistas porque, en su opinión, han perjudicado a Cataluña.

Tras alertar de que la seguridad se ha deteriorado en Cataluña desde un punto de vista de percepción y realidad, Mas ha garantizado que si gobierna dará confianza a los cuerpos de seguridad tras el uso "partidista e ideológico" con el que ha actuado el tripartito.

Entre los cambios que plantea para mejorar la seguridad en todos los ámbitos, ha reiterado que suprimirán los 80 km/h que, según Mas, no ha sido la medida que ha contribuido a reducir el número de muertos en las carreteras, sino que lo ha permitido la aplicación del carné por puntos y al trabajo de los Mossos d'Esquadra.

"Si pensáramos que es un elemento decisivo de reducción de accidentes no nos atreveríamos a plantear su eliminación", ha asegurado el candidato de CiU, quien ha recordado que la disminución de muertes en las carreteras no se han centrado únicamente en el área metropolitana de Barcelona, sino en toda Cataluña.

Además de opinar que el Código Ético de la Policía catalana es innecesario y atribuirlo a una imposición ideológica del tripartito, Mas ha insistido en arremeter contra ICV y la ha acusado de desprestigiar a la policía y de querer hacer política a través de ella: "La policía no es ni de izquierdas, ni de derechas, ni roja ni azul. Es la policía y debe tratarse como tal".

También se ha referido a las cámaras de seguridad instaladas en las comisarías, y ha puntualizado que, en ningún caso, las imágenes que grabaran se harían públicas "porque esto mina la moral del cuerpo y deteriora su imagen y prestigio".

La federación también plantea otras cuestiones para conseguir frenar la delincuencia y proteger a la víctima, de forma que aboga por profundizar en el 'autogobierno' de la policía y que pueda actuar con las "mismas funciones" que otra policía de la Unión Europea; mejorar la coordinación de los cuerpos policiales; tener una visión integral en materia de protección y emergencias, y reformas legales como la que impulsaron para reducir la multirreincidencia.

 

FUENTE: www.europapress.es