Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

SANXENXO
El miedo a los robos eleva la instalación de dispositivos de seguridad en tiendas
El efecto llamada populariza la instalación de alarmas, hasta ahora minoritarias, entre los empresarios


El aumento de los robos cometidos en el ayuntamiento en los últimos meses y la amenaza de que los ladrones puedan desvalijar sus tiendas en cualquier momento, sirven estos días a los comerciantes para actualizar la seguridad en sus establecimientos, una de las carencias que presentaba el sector.
"Nunca hubo tantas coincidencias de robos, ni que fuesen tan juntos", explican desde Entretendas asegurando que, aunque los de cuantía más elevada ocurrieron hace unos meses, la instalación de este tipo de dispositivos es una realidad. Por el momento el número exacto de asociados que mejoraron la seguridad de sus negocios.

La cercanía entre los comerciantes, reconocen, provoca que las noticias sobre los nuevos robos, o las tentativas, corran entre ellos a gran velocidad trasladándoles una sensación de "miedo" e inseguridad palpable.

Así, en las últimas semanas, el efecto llamada ha hecho que los establecimientos comerciales de Sanxenxo y Portonovo -los objetivos prioritarios de los cacos- no solo estrenan las nuevas colecciones de primavera-verano, sino que también lucen sus dispositivos de seguridad, desde alarmas hasta otros más complejos que incluyen cámaras de vigilancia.
"Hasta ahora era algo minoritario. Lo que sí había eran seguros (para las tiendas y mercancías) pero la gente empieza a poner las alarmas", apuntan desde la asociación de empresarios. Hace apenas un mes, el colectivo firmó un convenio para abaratar, entre otras cosas, la instalación de medidas de seguridad a sus asociados.

Los pioneros en sumarse a esta tendencia fueron las primeras víctimas de los ladrones que, en las primeras semanas de noviembre, motivaron hasta ocho denuncias de robos o tentativas. Miguel Ángel Martínez explicaba entonces que al día siguiente de que entrasen en su copistería de la calle Castiñeiros (Sanxenxo), equipó la tienda con cámaras de seguridad.
Aunque la Guardia Civil y la Policía Local intensificaron sus patrullas desde entonces, no pudieron evitar los robos que se produjeron a plena luz del día semanas después en tiendas de Portonovo o en una vivienda particular, el pasado lunes.

La falta de un patrón regular de actuación en estos incidentes "que pasan en sitios aleatorios y no sabemos aún si son casos aislados" impiden a Entretendas pedir "medidas concretas de seguridad" al gobierno municipal aunque explican que mantienen a sus asociados al día de las nuevas incidencias informándoles "a través de mensajería móvil" para que extremen precauciones.

FUENTE:Faro de Vigo