Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) descartó la posibilidad de aumentar los rangos de velocidad permitidos, pese a los constantes reclamos de los conductores.

Según Silvia Bolaños, directora del Consejo, los límites autorizados se definieron según los estudios técnicos de los especialistas de Ingeniería de Tránsito y del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la UCR (Lanamme).

Entre otros aspectos, los técnicos analizaron el diseño de las carreteras, las curvas, los peraltes (inclinaciones) y la velocidad promedio de circulación en esas zonas.

Tanto en los puntos de control electrónico de la Florencio del Castillo (Cartago), como la General Cañas (Alajuela), el límite máximo permitido es de 60 kilómetros por hora (km/h).

Solo en Circunvalación (Zapote) hay límites diferenciados: 80 km/h en los dos carriles centrales y 40 km/h en el carril que se desvía hacia la rotonda de la I Griega.

En cambio, los lectores de www.nacion.com califican estas velocidades como “ridículas”.

“Realizar multas con cámaras automáticas, en zonas de velocidad máxima de 60 km/h sobre autopistas es un abuso, nadie espera una velocidad tan baja en ese tipo de carretera, son trampas oficiales para recaudación”, se quejó Gerardo Rudín , el sábado pasado en la página web de este medio.

 

“Esta no es otra cosa que una forma burda de obtener recursos, 60 km/h, ni en una tortuga de canfín, despertemos”, comentó Herbert Torres, el viernes.

Inviable. Empero, Silvia Bolaños y el ministro de Transportes, Francisco Jiménez, descartaron que haya cambios en el corto plazo, pues para ello se requerirían inversiones adicionales para mejorar las carreteras.

“Los límites de velocidad están basados según el diseño de las carreteras, lo que pasa es que ahora los vehículos son más potentes. Lo que tenemos que hacer es invertir más en nuestras vías para darle mejores condiciones de seguridad y tránsito”, declaró .

La directora del Cosevi agregó que tampoco pueden subir los límites de velocidad en forma antojadiza, pues lo que se pretende con las cámaras es desestimular conductas temerarias en carretera.

Bolaños además explicó que las cámaras, por ahora, solo están multando a conductores que circulen a velocidades temerarias.

 

Es decir, aquellos que viajen 20 km/h por encima del límite permitido (¢308.000) o quienes conduzcan a más de 120 km/h (¢411.000).

Eso le permite al chofer pasar incluso a 76 km/h en una zona de 60 km/h sin recibir la multa, porque no alcanza el exceso de 20 km/h.

Eso sí, recuerde que las cámaras tienen un margen de error de más o menos 3 kilómetros por hora. ColaboróHulda Miranda.


FUENTE: www.nacion.com