Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Las cámaras de control de tráfico dejan de funcionar
El PSOE exige que se reponga cuanto antes el servicio, que estaba en marcha desde la primavera

 

Las cámaras de control del tráfico de San Vicente del Raspeig llevan sin funcionar desde el pasado fin de semana debido al cierre de la empresa que las instaló y que las gestionaba. La firma había sido subcontratada por la adjudicataria del servicio, FCC Servicios Industriales y Energéticos.
El portavoz municipal del PSOE, Rufino Selva, denunció ayer la interrupción de este servicio que se adjudicó en enero de 2010, aunque la videovigilancia no comenzó a funcionar hasta la pasada primavera. Se trata de ocho cámaras instaladas en lugares de mucho tránsito, como Ancha de Castelar, la calle La Huerta o la rotonda de la Dona Lluna. Forman parte del "Proyecto de red multiservicio e interconexión de servicios municipales y control de tráfico" financiado con 450.000 euros del Plan E del Gobierno central, que el Ayuntamiento adjudicó primero a Espelsa y posteriormente pasó a FCC.
La Policía Local recibe las imágenes que captan estas cámaras y no sólo se utiliza para el tráfico sino que también se sirve de ellas para cuestiones de seguridad. Por ejemplo, han sido útiles en varios casos de tirones de bolsos ocurridos en estos viales, según han informado fuentes policiales.
Rufino Selva reclamó ayer al equipo de Gobierno "que haga las gestiones para volver a poner en funcionamiento el servicio cuanto antes y, sobre todo, para evitar el mal uso que pudiera hacerse de las imágenes" si las cámaras siguieran captándolas, ya que la Policía Local no las está recibiendo. Selva solicita que "se protejan los datos y las grabaciones que se estén realizando".
Desde el equipo de Gobierno manifiestan, sin embargo, que las cámaras todavía están en periodo de pruebas al formar parte del proyecto de red wi-fi "que permitirá interconectar todos los edificios municipales". Según indican, el proceso de instalación se ha retrasado "y todavía quedan dos o tres semanas de trabajo efectivo" hasta que el sistema esté plenamente operativo.
En todo caso, explican que "la empresa -Neomedia- ha cerrado y FCC ha buscado ya otra contratista". La adjudicataria "ya ha encontrado una solución y ha contactado con una nueva mercantil" que asumirá la labor pues "el Ayuntamiento le ha exigido que culmine el trabajo" para el que se le contrató.
En cuanto a las imágenes que se graben, apunta que "seguirán el protocolo de seguridad" que es el mismo que se aplica en otros municipios en materia de videovigilancia.
En el último año el Ayuntamiento de San Vicente ha implantado la videovigilancia tanto en las arterias más importantes de la localidad como en el nuevo parque Noroeste, aunque este último todavía permanece cerrado.