Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

DOS MENORES DESPARECIDOS EN CÓRDOBA Las cámaras de seguridad confirman que Ruth y José entraron en Las QuemadillasUna de las cámaras del parque donde supuestamente desaparecieron, habría grabado a los pequeños si éstos hubieran ido dentro del coche como asegura José Bretón. Es una de las conclusiones de la reconstrucción que  ha hecho la policía científica.
El juez que instruye el caso de los dos menores desaparecidos en Córdoba hace más de un mes, José Luis Rodríguez Laín, ha tomado declaración este a familiares del padre de los dos niños, José Bretón, que se encuentra en prisión imputado por los delitos de detención ilegal cualificada por desaparición de menores y otro de simulación de delito.
En declaraciones, el abogado del progenitor, José María Sánchez de Puerta, ha explicado que el juez ha pedido que de nuevo vuelvan a declarar la madre, los dos hermanos y el cuñado de su cliente, una decisión tomada, a su juicio, porque "no tiene otra alternativa".
La policía científica revisa las cámaras de seguridad
Al mediodía del sábado 8 de octubre José Bretón recogió en la casa de sus padres, en Córdoba, a sus dos hijos. Desde allí, presuntamente, los llevó en coche hasta la finca de Las Quemadillas, en las afueras de la ciudad y propiedad de los abuelos paternos.
Las grabaciones de las cámaras de un centro de inserción social cercano a esta parcela han confirmado que Ruth y José entraron en ella a bordo del monovolumen de su padre. Eran aproximadamente las dos de la tarde. Desde Las Quemadillas José Bretón llamó a su hermana y a su hermano para ir juntos al parque Cruz Conde de Córdoba con sus hijos.
Las mismas cámaras que habían recogido la entrada del coche de Bretón en la finca también registraron su salida. Pero, en esta ocasión, no se veía a ningún niño en el interior del vehículo.
El sale sobre las 17:30 y a las 18.08 José Bretón  envió un mensaje a su hermano y después se sentó a esperar mientras sus hijos jugaban. Fue entonces cuando, supuestamente, los perdió de vista.
Unos testigos declararon ante la Policía que José Bretón les preguntó si habían visto a sus hijos. Las cámaras de seguridad del parque también le grabaron pidiendo ayuda a un vigilante. Pero ninguno de esos testigos vio a Ruth y a José y los niños tampoco han aparecido en ninguna de las imágenes de las once cámaras de seguridad que hay en el recinto, como si jamás hubieran estado en ese parque con su padre.
A las 18.40 de la tarde, José Bretón llamó desde su móvil a la Policía Nacional para denunciar la desaparición de sus hijos. En las cinco semanas transcurridas desde aquel 8 de octubre nadie ha podido confirmar dónde estuvo exactamente José Bretón entre las dos y las seis de la tarde.
En esas cuatro horas clave, el padre de José y Ruth mantuvo apagado su teléfono móvil durante un largo período de tiempo. Esto dificulta que los investigadores puedan seguirle el rastro. La policía se pregunta si pudo ser una maniobra deliberada de Bretón para evitar que se le localizara.