Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La autopista del Huerna ya está preparada para hacer frente al invierno y sus temporales de hielo y nieve. Aucalsa, la empresa concesionaria de esta estratégica infraestructura vial, ha reforzado en los últimos meses los dispositivos que garantizan la seguridad en las calzadas durante los complicados meses invernales. Se ha invertido en total casi medio millón de euros para aumentar la cobertura de cámaras vigilancia, adquisición de nuevas máquinas quita nieves y la mejora de los sistemas de fabricación y almacenamiento de salmuera (agua con una alta concentración de sal disuelta). De esta forma, la compañía confía en dar una mejor respuesta a los miles de usuarios que diariamente utilizan esta carretera de alta montaña.

El principal gasto asumido por Aucalsa de cara a la nueva temporada invernal es la compra de dos camiones «6x6». Los vehículos están equipados con cuchilla frontal y extendedora de fundentes. Esta doble adquisición, según explicaron a este diario fuentes de la compañía, renueva la flota existente, con 14 camiones y tres «pick up». Paralelamente, la autopista cuenta con nueve cámaras nuevas de control de las calzadas. Estos sistemas de vigilancia se han instalado en zonas consideradas «puntos críticos». Permitirán, según Aucalsa, mejorar las labores de control del tráfico y hacer un seguimiento más exhaustivo a posibles eventualidades, como accidentes o cortes de la calzada derivados de las condiciones meteorológicas. De esta forma, la cobertura asciende en la autopista astur-leonesa a 120 cámaras repartidas por todo el trazado, «reduciendo al mínimo los tramos sin seguimiento visual». Por último, también están listas para comenzar a trabajar dos plantas para fabricación de salmuera con capacidad para producir 6.000 litros/hora, además de otros cinco depósitos con capacidad para 50.000 litros cada uno.

Aucalsa espera que el refuerzo de la cobertura de mantenimiento y asistencia en la autopista del Huerna permita agilizar los protocolos que deben garantizar la seguridad en la autopista. El objetivo es mitigar los efectos de los temporales sobre la calzada, ya que los últimos años han resultado bastante problemáticos. De hecho, los cortes en la autopista del Huerna por causa de la nieve, se repiten a menudo. Al menos una media de dos veces al año. En los últimos seis años, la principal vía de comunicación entre Asturias y la Meseta ha estado cortada doce veces por motivos meteorológicos: once debido a la nieve y una por el desprendimiento provocado por la lluvia. Así, del 14 de diciembre de 2008 dejó atrapados en el Huerna a un millar de vehículos, en algunos casos durante más de diez horas.

Además, 378 personas que se trasladaban en autobús fueron evacuadas y trasladadas a la capital leonesa para pasar la noche tras las intensas nevadas caídas. Los informes sobre las circunstancias que rodearon al cierre de la AP-66 ratificaron días después una actuación indebida por parte de la empresa Aucalsa, que espera que situación de este calado no se repitan. Y es que, a pesar de que el pasado año el número de vehículos que transitan por el Huerna descendió por segundo ejercicio consecutivo, perdiendo casi 15.000 usuarios en el balance interanual, la carga que soporta la autopista es de casi 10.000 vehículos diarios , de los que en torno a 1.500 son pesados, lo que supone un mayor desgaste en el firme de la AP-66.

 

FUENTE: www.lne.es