Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El 30 de julio de 2009 (mañana harán dos años), a las 13.50 horas, una bomba lapa adosada a los bajos de un Nissan Patrol de la Guardia Civil acababa con la vida de sus dos ocupantes: los agentes Carlos Sáenz de Tejada (28 años) y Diego Salva Lezaún (27 años). El atentado se produjo junto al cuartel de la Benemérita en Palmanova, en el municipio mallorquín de Calvià.

ETA pudo colocar la bomba porque el vehículo siempre 'dormía' en la calle y el cuartel no disponía de cámaras de vigilancia. Un día después del atentado, varias comandancias pidieron por escrito a la sección de Logística del Estado Mayor de la Guardia Civil que se instalaran circuitos cerrados de televisión en muchos de los acuartelamientos que carecían de ellos.

Este diario ha sabido que en la actualidad solo 1.007 cuarteles tienes circuitos cerrados de TV

Según la documentación a la que ha tenido acceso 20 minutos, el 3 de agosto el Estado Mayor respondió "que por el momento no es posible acceder a los peticionado debido a las restricciones presupuestarias".

El miedo había hecho mella en las comandancias, que eran conscientes de los vulnerables que eran muchos cuarteles y de la facilidad que habían tenido los terroristas para atentar en Palma. Días después, el 12 de agosto de 2009, el Estado Mayor reconocía en un escrito que no estaba al tanto de las medidas de seguridad de sus cuarteles.

Por ello, pedía a todas las comandancias que remitieran antes del 12 de septiembre una relación de los acuartelamientos que disponían de cámaras de seguridad "con la finalidad de disponer de una base de datos fiable y actualizada". También pedía la relación de cuarteles que tenían "calabozos y otras medidas de seguridad".

Más de 3.000 cuarteles

Es decir, en agosto de 2009, un mes después del atentado de Palma y tras 40 años de lucha antiterrorista, la cúpula de la Benemérita reconocía desconocer las medidas de seguridadde sus instalaciones y sus necesidades entonces.

Este diario ha podido saber que en la actualidad solo 1.007 cuarteles tienes circuitos cerrados de TV, claves para vigilar el perímetro de los acuartelamientos. El resto, más de 2.000, no los tienen (hay 3.140 acuartelamientos).

"Y en el 8% de los que sí lo tienen el sistema presenta anomalías o está defectuosos", señalan fuentes solventes. Más datos preocupantes. Además, solo el 37% de los cuarteles tienen un área de seguridad perimetral. Es decir, que el resto no cuenta con la adecuada señalización para prohibir el estacionamiento de vehículos ajenos en su perímetro. No hay que olvidar que un día antes del atentado de Palma, ETA colocó una potente furgoneta bomba en la casa cuartel de Burgos. Hubo cerca de 70 heridos.

Sin poder abrir 24 horas

El 70% de los cuarteles no puede garantizar un servicio de 24 horas debido a su reducida plantilla. La orden de la dirección general es que permanezcan siempre abiertos lo que tengan un depósito de armas o sean puesto principal. Para el resto de fija un servicio de al menos cinco días a la semana en un turno.

FUENTE: www.20minutos.es