Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Son la principal arma de la Policía para identificar a los ladrones y tienen una importante capacidad disuasoria. Los agentes detectan un claro descenso en la cifra de delitos que se cometían en las casetas de las afueras

Alcalà de Xivert se ha propuesto atajar los robos en el campo que se están produciendo en la comarca del Baix Maestrat y, por ello, los agentes de la Policía están intensificando la vigilancia y reforzando los controles a través de sus dispositivos de seguridad.

Así, las cámaras de vídeovigilancia que instaló el Ayuntamiento están resultando un arma imprescindible para atajar los hurtos y disuadir a aquellos que intentan cometer algún acto delictivo en este sentido. Según indicó el concejal del Policía, Ricardo Aguilar, “estamos plenamente satisfechos porque, si bien en un principio estos aparatos son para el tráfico, al mismo tiempo, nos están sirviendo para evitar los robos que se producían sobre todo en las afueras, en las casetas”.

De hecho, el jefe de este cuerpo en el municipio, Rubén Melià, aseguró que “vecinos que han sido víctima de hurtos han venido a consultar las cámaras para tratar de identificar, a través de la matrícula de los coches u otros elementos, a los delincuentes”.

Alcalà ha sido uno de los municipios de la provincia pioneros en la instalación de este tipo de elementos de control de tráfico. En este sentido, se han colocado en los principales puntos de acceso a la población, como las entradas norte y sur, la subida a la carretera de les Coves de Vinromà o el camino de San Miguel.

Dado el buen funcionamiento de estos artefactos, según afirmó Melià, “alguno puede que se reubique y, probablemente, también controlaremos el tránsito rodado en la avenida Héroes de Marruecos”, uno de los puntos de mayor afluencia de coches.

Y es que, a través de ellas, los agentes de la Policía Local pueden realizar diferentes valoraciones sobre la entrada y salida de vehículos y estudiar en qué viales se producen mayores atascos.

El consistorio decidió tomar este tipo de medidas después de que un grupo de ciudadanos le mostrara su preocupación ante la creciente oleada de robos registrados a mediados de este año.

Y es que, a pesar que las cámaras de vigilancia sirven para el control de tráfico, “estas también nos permiten poder actuar ante la comisión de cualquier delito y los ciudadanos están muy contentos con ello”, matizó el responsable de la Policía. 

FUENTE: www.elperiodicomediterraneo.com