Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Son las 18.54 horas del 9 de diciembre del 2006. Unos intrusos merodean por el jardín de la finca de la familia de los joyeros Tous en Sant Fruitós de Bages. Un vigilante de seguridad les observa por las cámaras y llama por teléfono a los Mossos d´Esquadra. "Mire, por favor, aquí en Pineda de Bages, en la avenida Pirineos con Cardona. En la casa del señor Tous hay un ladrón dentro de la casa. Sí, Cardona. Urbanización de Bages. Los Mossos conocen la dirección del señor Tous. Sí, sí. Gracias". Es parte del audio del vídeo sorpresa entregado por la defensa de Lluís Corominas, yerno de los joyeros, en el juicio que se celebra contra él por el presunto homicidio de un hombre que pretendía asaltar la casa. El jurado tiene ahora la palabra.

Dos minutos después, el mismo vigilante se pone en contacto con Lluís Corominas. "Oye, Lluís. Están dentro de la casa, acabo de llamar a los Mossos. Están dentro de la casa, sí. Ven armado. ¿eh?". Cinco minutos después, otro contacto entre los dos. "Dime --dice el guardia--. Sí. Estaban aquí en el patio el jardín, en el mismo lugar donde estaban la otra vez ladrando los perros. Sí, sí, sí, dentro del patio. Lo mismo. Pero ahora no los veo. Estoy mirando las cámaras y no los veo. Ya, ya, yo llamé a los Mossos inmediatamente antes que a ti. Pero deben estar avisado porque la chica inmediatamente llamó se supone que a la patrulla de la policía, ¿eh?. Sí, ellos saben la dirección... la avenida de los Pirineos con Cardona. ¿Tú tardas mucho?".  

¿DÓNDE ESTÁ LA CASA? Los Mossos llaman al centro de control de cámaras 10 minutos después del primer aviso y el vigilante les repite que están robando y la dirección de la vivienda, y les insiste en que conocen dónde está la casa porque el 6 de diciembre habían denunciado la presencia de intrusos en la finca.

El audio recoge una quinta llamada. Pero como las anteriores (fueron grabadas por una cámara de seguridad) solo se oye al vigilante. Habla con Corominas, que ya está delante del chalet. "¿Estás delante de la puerta mía? ¿Delante de la puerta mía? Ellos los intrusos están bajando hacia la rampa, por la puerta, por la puerta de salida. Están parados ahí mirando para abajo. No, no, no, no lo veo, el coche. Están caminando dentro. ¡Ah! Sí, ahora veo un coche, tienen un coche negro, un coche negro. Sí, carajo, eres tú, ¡perdona! ¿Tú estás armado? Porque me da la sensación de que estos tíos están armados, ¿eh? No, no veo a los Mossos todavía llegar, parece mentira, una dirección que conocen tan bien".

   

LOS DISPAROS El vigilante le dice que se quede en el lugar, pero Corominas se da cuenta de que hay un vehículo sospechoso estacionado en una calle cercana y se dirige con su Mercedes hacia él. En el interior (el acusado mantiene que no lo sabía) hay dos personas, Sinani Garmen, de origen alabanokosovar, y Dulji Kosum, nacido en Serbia, que presuntamente pertenecían al grupo que pretendía asaltar la vivienda de los joyeros.

Cuando el procesado llega a la altura del Renault Megane, este intenta huir, según sostienene las acusaciones, pero Corominas dispara con su pistola dos veces. Uno de los proyectiles impacta en la cabeza de Sinani Garmen, que fallece, al cabo de unas horas, en un hospital.

A partir de mañana, el jurado que durante 13 densas sesiones ha estado atento a las palabras del acusado, de los testigos, de los Mossos, de los peritos, de la fiscala, del abogado de la acusación particular, personado en nombres de la familia de la víctima, y de la defensa, deberá decidir si Corominas es culpable o no de un delito de homicidio. Está previsto que este lunes a las nueve personas (tres mujeres y seis hombres) que forman el tribunal popular se les entregue lo que se denomina el objeto del veredicto. Son las preguntas que tienen que contestar.

 

FUENTE: www.elperiodicodearagon.com