Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

LA MEDIDA SE ADOPTÓ TRAS LA DESAPARICIÓN DE UN ORDENADOR PORTÁTIL

El Colegio de Abogados de Pamplona ha decidido instalar cámaras de seguridad en la sala de togas, dependencia que utilizan los letrados colegiados pero que suelen frecuentar sus clientes y otros usuarios del Palacio de Justicia. La medida fue adoptada por la junta del Colegio de Abogados después de que en fechas recientes se produjera el hurto de un ordenador portátil.

PAMPLONA. La sala de togas, en la segunda planta del edificio, es de acceso libre. Los profesionales intentan que en el caso de que acceda un cliente a la sala lo haga acompañando precisamente a su letrado porque además de tratarse del lugar donde los togados cuelgan o disponen de su indumentaria de trabajo, esa estancia se utiliza para cambiar impresiones con los clientes, proceder al relevo de los turnos de oficio e, incluso, es frecuente que entren personas en busca de un abogado, o del suyo propio con el que han concertado una cita previa antes de acudir al juicio. Desde el Colegio de Abogados confirman que el sistema de vigilancia de cámaras de seguridad se ha estado instalando a lo largo de esta semana, pero rebajan cualquier nivel de alarma. "Simplemente se produjo la desaparición de un objeto de valor que no se ha podido localizar. Además, hay ocasiones puntuales en las que los abogados dejan la mayoría de sus pertenencias en la sala y quizás ésta se quede sola, como es obvio, porque su encargada tiene que hacer otras gestiones y abandonar la sala. También hay situaciones en las que se acumula demasiada gente y se produce un cierto descontrol", dicen desde la organización colegial.

 

FUENTE: www.noticiasdenavarra.com