Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El alcalde de Alcalà, Francisco Juan Mars, y el subdelegado del Gobierno, Antonio Lorenzo, presidieron ayer la junta de seguridad del municipio con el objetivo de buscar soluciones ante la creciente oleada de robos y delincuencia que denuncian los vecinos.

En este sentido, tras la preocupación por parte de los ciudadanos, se llegaron a una serie de acuerdos, entre los que destaca la futura instalación de cámaras de seguridad en el núcleo urbano y en Alcossebre. Según el primer edil, “en un principio, estos artilugios son para el tráfico aunque, al mismo tiempo, nos servirán para poder evitar algunos robos”.

Además, destacó que estos sistemas de vigilancia se colocarán lo más pronto posible, “para evitar tanto problemas con el tránsito como con los hurtos”. Por otro lado, de forma periódica, una comisión de cinco vecinos, que ya han sido designados, mantendrá reuniones con los responsables de la Policía Local y la Guardia Civil para darles a conocer su opinión respecto a la actuación de ambos cuerpos. También se propuso “que cualquier cosa que quieran manifestar a los agentes, lo hagan en estos encuentros”, señaló el munícipe. También se manifestó la “urgente necesidad” de crear una patrulla rural que vigile el término y que “esté muy atenta a los hurtos que se producen en las casetas de campo”.

FUENTE: www.elperiodicomediterraneo.com